Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Sábado 19 de Setiembre del 2020

comentario A TO24 200913

fano


Los discípulos le han oído a Jesús decir cosas increíbles sobre el amor a los enemigos, la oración al Padre por los que los persiguen, el perdón a quien les hace daño. Seguramente les parece un mensaje extraordinario, pero poco realista y muy problemático.  Pedro se acerca ahora a Jesús con un planteamiento práctico y concreto que les permita, al menos, resolver los problemas que surgen entre ellos: recelos, envidias, enfrentamientos y conflictos. ¿Cómo tienen que actuar en aquella familia de seguidores que caminan tras sus pasos?

En concreto: "¿Cuántas veces he de perdonar a mi hermano cuando me ofenda?". Antes de que Jesús le responda, el impetuoso Pedro se le adelanta a hacerle su propia sugerencia: "¿Hasta siete veces?”. Su propuesta es  generosa dentro del clima justiciero de la sociedad judía. Más de la practica entre los rabinos y grupos esenios, que hablan como máximo de perdonar hasta cuatro veces.

Sin embargo, Pedro se mueve dentro de la casuística judía, donde el perdón es un arreglo amistoso y reglamentado que garantiza el funcionamiento ordenado de la convivencia entre quienes pertenecen al mismo grupo.

La respuesta de Jesús nos pone en otro registro. En el perdón no hay límites: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete". No tiene sentido llevar cuentas del perdón. El que cuenta cuántas veces está perdonando al hermano se adentra por un camino absurdo que arruina el espíritu que ha de reinar entre sus seguidores.

Entre los judíos era conocido el "Canto de la venganza” de Lámec, un legendario héroe del desierto, que decía así: “Caín será vengado siete veces, pero Lámec será vengado setenta veces siete”. Frente a esta cultura de la venganza sin límites, Jesús propone el perdón sin límites entre sus seguidores.

El pasado martes la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu celebró la eucaristía de inicio del curso pastoral coincidiendo con la Natividad de María. Allí expresamos algunos gestos que hacen vida el lema del año de nuestra unidad: “juntos construimos sueños” “Elkarrekin ametsak eraikitzen”. Sufrimos y sabemos de las limitaciones personales, sabemos de los inevitables roces que surgen en la relación entre las personas y grupos. También en este tiempo de pandemia en el que la distancia ha de ser mayor y las relaciones personales han de ser menores, es momento adecuado para cuidar, con mucha imaginación, de la relación con aquellos que menos nos comunicamos, con los que estamos menos cercanos… no te digo cuidar y crecer la relación siete veces, sino setenta veces siete.

 

Si quieres ver la hoja de participación de la Unidad Pastoral para este domingo 24 del tiempo ordinario  PINCHA ABAJO


Attachments:
Download this file (200913 24 Ordinario A 2020 Hoja pueblo.pdf)hoja de participación A TO24 20[hoja de participación 200913]2069 Kb