Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Sábado 17 de Noviembre del 2018

comentario B TO23 2018

jesus y sordomudo


El sordomudo del evangelio de este domingo 9 de septiembre representa a las personas incomunicadas con sus semejantes y con Dios.

Para que este sordomudo comprenda, Jesús realiza con él un doble gesto, tocándole los oídos (para que oiga) y la lengua (para que hable). De este modo, el sordomudo se abre a la palabra de Cristo. Este es el significado profundo del prodigio. Y, para que no se divulgue como mero milagro o como acción de un mesías político, ordena Jesús guardar silencio. Se podrá proclamar cuando se entienda la acción de Jesús como un signo de la llegada del reino  de Dios. El aspecto triunfante de Jesús en los signos de poder debe ser complementado con el otro aspecto, el Jesús crucificado, fracasado, abandonado: el de la cruz.

Este evangelio de Marcos ha sido muy sugerente en varias dimensiones de la vida de la iglesia. En primitiva iglesia, antes del bautismo, se hacía un rito de apertura de los oídos y de la boca con este gesto y la palabra «effetá», que significa «ábrete».

Y en cada eucaristía, vivimos un dialogo: Dios habla, y la asamblea responde con la profesión de fe y las preces de los fieles y del presidente. Sin oídos para escuchar ni boca para hablar, es imposible la comunicación con Dios.

Tenemos un doble reto social y de iglesia. Nuestro pueblo apenas tiene voz, y apenas si se le permite escuchar, es decir, enterarse.

Tanta “fake news”, tanto repetir los mismos mensajes que provocan más inquietud y reacción que reflexión, y acción,…. Se trata al pueblo como a un sordomudo.

Hoy necesitamos que nuestro pueblo escuche y hable, para lo cual son fundamentales la comunidad fraterna y los gestos de apertura. ¡Tenemos tarea!

Para ver la hoja de participación de la unidad PINCHA AQUI.