Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Viernes 19 de Octubre del 2018

comentario B TO26 2018

fano


Al parecer los discípulos por el hecho de haber sido enviados por Jesús a predicar, perdonar y curar se creían ya con este derecho en propiedad y

desconfían enseguida de todo aquel que no siendo de los suyos hace el bien, ayuda y sana a los demás.

Jesús reprueba la conducta de los discípulos. Él ve las cosas de otra manera radicalmente diferente. Jesús les hace ver que Dios actúa a través de todo ser humano, no sólo a través de unos pocos. Dios ha puesto en el corazón de todo ser humano ese deseo, esa capacidad de hacer el bien, de ayudar, de construir la paz, de dar vida a los demás.

Para Jesús todo aquel que trabaja y se esfuerza por crear una sociedad más humana también está cumpliendo el deseo de Dios. Toda persona, creyente o no, que trabaja en favor de la dignidad de las personas está abriendo camino al Reino de Dios. Todos son bienvenidos. No hay que excluir a nadie “El que no está contra nosotros, está a favor nuestro” nos dice Jesús.

Hay en nuestro mundo un número incontable de hombres y mujeres que hacen el bien, que trabajan por la paz, que luchan por un mundo más sano, que se desviven por personas que sufren y muchos de ellos no pertenecen a nuestra Iglesia católica. Dios está actuando en ellos, Dios a través de ellos está también llevando vida y gozo a nuestro mundo. Hemos de sentirlos cercanos a nuestra tarea, nunca adversarios. No están contra nosotros, están a favor del ser humano, como lo estaba Jesús.

El evangelio de hoy termina con esas frases duras que nos cuesta entender. Nos viene a decir Jesús que la finalidad de nuestras manos es la de ayudar, acompañar, acoger, abrazar; que nuestros ojos deben servir también para ver otras realidades sufrientes que hay en nuestro mundo, no para mirarnos siempre egoístamente a nosotros mismos; que nuestros pies deben servir para acercarnos a quienes nos necesitan, nunca para alejarnos de los demás. Si no lo hacemos así han perdido su sentido. Recuérdalo siempre, Dios te ha dado capacidades para hacer el bien. Descubre cómo puedes caminar por la vida haciendo el bien, aunque sean pequeños gestos.


Para ver la hoja de participación de la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu. PINCHA AQUÍ.