Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Domingo 16 de Junio del 2019

comentario C AD3 2018

adviento 3 2018


Los grandes medios de comunicación, aireaban y ridiculizaban al Papa Juan Pablo II, y cierto que tenía cosas que a mí no me gustaban, pero silenciaron de manera injusta e interesada la encíclica "sollicitudo rei socialis", sin duda, su mejor y más moderno documento social.

En ella Juan Pablo II propone la solidaridad como el camino necesario hacia la paz y el desarrollo de los pueblos. Una solidaridad que exige “la superación de la política de bloques”, “la renuncia a toda forma de imperialismo económico, militar o político”, “la reforma del sistema internacional de comercio”, “la reforma del sistema monetario y financiero mundial”.

La pregunta surge en nosotros de manera espontánea: ¿Qué puedo hacer yo ante problemas mundiales que desbordan totalmente mis posibilidades? ¿Cómo puedo colaborar yo a que también entre los pueblos de la tierra se cumpla la invitación del Bautista: "El que tenga dos túnicas que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo”?

Primero, tomar conciencia de que, detrás de esa política insolidaria y competitiva que rige hoy el mundo, hay una forma de vivir, de satisfacer las necesidades y de desarrollar egoístamente nuestros propios intereses, que alimentamos entre todos.

Tampoco hemos de olvidar que la actuación de los dirigentes políticos suele reflejar casi siempre a los pueblos a los que sirven, y responde, de alguna manera, a los deseos y aspiraciones de sus ciudadanos. Por eso, son bastantes las preguntas que podemos hacernos todos y cada uno de nosotros.

¿Estamos dispuestos a comprar más caros los artículos importados de los países más pobres para remunerar de manera más justa a los que los producen? ¿Estamos dispuestos a pagar impuestos más elevados para que los poderes públicos puedan desarrollar una política más eficaz al servicio de los más necesitados?

¿Estamos dispuestos a vivir de manera más austera, no para tener más y ahorrar en previsión de que puedan llegar tiempos peores, sino para que pueda avanzarse hacia un nuevo orden internacional más solidario?

¿Estamos dispuestos a sostener con nuestro dinero y nuestra participación activa aquellas instituciones e iniciativas que cooperan hoy de diversas maneras en favor de los pueblos más oprimidos de la tierra?

Es estupendo el gesto que se hace en la campaña a favor del banco de alimentos. Aunque parece que ya se va rehaciendo con menos kilos y más bonos…. Así harán falta menos voluntarios, pero nosotros, los cristianos de la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu, tenemos, como nos invita la hoja de participación una realidad que es al mismo tiempo un reto. Hemos sido bautizados y el agua del bautismo es vida - Bataioaren ura, hauxe bizia!” ¿Compartimos el resultado de esa vida con los demás?

Si quieres ver la hoja de participación de la Unidad Pastoral. PINCHA AQUÍ.