Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Lunes 21 de Octubre del 2019

comentario C TO 27 2019

fano


Cristiano, es la persona que pasa de la certeza a la duda y vive, en ambos momentos, el amor al estilo del evangelio.

Hoy nos encontramos a muchos, muchísimos que no tienen dudas. Creen lo creen porque según su criterio en ese momento es lo que hay que creer. Respecto a Dios; respecto a la sociedad; respecto a la migración; respecto al voluntariado,… puede ser sí o no. Y no hay problema para que ahora sea sí y luego no o viceversa.

Pero quiero referirme a otros creyentes. Ha habido momentos, ya bastante lejanos, en el que cristiano era el que decía amén, que no cuestionaba y que cumplía y sabía el catecismo sin pretender el vinculo personal con lo que se cumplía y sabía. Hay grupos y personas a las que al acercarse con mayor iniciativa, les surgen dudas que se refieren a uno u otro punto del mensaje cristiano. Son cuestiones que están pidiendo una mayor clarificación.

Pero hay personas que experimentan una duda más radical, que afecta a la totalidad. Por una parte, sienten que no pueden o no deben abandonar el cristianismo, pero, por otra, no se sienten capaces de pronunciar con sinceridad ese “sí” total que implica la fe.

El que se encuentra en este estado suele experimentar, por lo general, un malestar interior. ¿Qué ha podido pasar para llegar a esto? ¿Qué puede hacer uno en estos momentos? Tal vez, lo primero es abordar positivamente esta situación para vivir honestamente ante Dios.

La duda nos hace experimentar que no somos capaces de “poseer” la verdad del cristianismo. Nadie “posee” la verdad última de Dios. Aquí no sirven las certezas que manejamos en otros órdenes de la vida. Ante el misterio último de la existencia hay que caminar con humildad y sinceridad.

La duda, por otra parte, pone a prueba mi libertad. En este asunto de la fe nadie puede responder en mi lugar. Soy yo el que me encuentro enfrentado a mi propia libertad y el que tengo que pronunciar un “sí” o un “no”.

Por eso, la duda puede ser un revulsivo para despertar de una fe infantil y superar un cristianismo convencional. Lo primero es preguntarme qué orientación global quiero dar a mi vida. ¿Deseo realmente encontrar la verdad? ¿Estoy dispuesto a dejarme interpelar por la verdad del evangelio? ¿Prefiero vivir sin buscar ninguna verdad?

Lo importante es ver si nuestro corazón busca a Dios o más bien Io rehúye. A pesar de toda clase de oscuridades e incertidumbres, si de verdad buscamos a Dios, siempre podemos decir desde el fondo de nuestro corazón esa oración de los discípulos: “Señor, auméntanos la fe." El que ora así es creyente.

 

Si quieres ver la hoja de participación de las eucaristías de este domingo en la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu. PINCHA ABAJO


Attachments:
Download this file (27 Ordinario C 2019 - Hoja pueblo.pdf)hoja de participacion C TO 27 2019[191006 hoja de participacion]1815 Kb