Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Jueves 14 de Noviembre del 2019

comentario C TO 29 2019

fano


Si el corazón no se abre a Dios, ninguna pedagogía nos podrá enseñar a orar, también es verdad que el creyente necesita normalmente una orientación que le ayude a caminar al encuentro con Dios.

En bastantes parroquias se trabaja mucho en los diversos campos de la acción pastoral, y no tanto lo que se hace para enseñar a los creyentes a orar. Incluso, los mismos que colaboran en ese trabajo pastoral lo hacen, a veces, privados de verdadero alimento para su vida interior.

De esa manera, desbordados por la actividad y cogidos en la rueda de los compromisos, reuniones y tareas, corren el riesgo de convertirse poco a poco en pluriempleados más que en testigos de una fe viva.

Es cierto que las personas más inquietas en esta dimensión se dirigen a monasterios, lugares de oración,… para buscar el encuentro con Dios, pero mucha gente sencilla no puede dar esos pasos y se encuentra desasistida para aprender a orar de manera más profunda.

Por desgracia, sólo entrando en algunos “circuitos” se encuentran maestros de oración que puedan acompañar espiritualmente a las personas en sus tanteos, momentos de oscuridad o falsos entusiasmos. Pero hay muchos que no “entran” por múltiples motivos.

Brotan entre nosotros grupos orantes, ofertas de retiros y ejercicios,… que pueden ser verdaderas escuelas de oración. Ofertas que crean clima de oración, despiertan el deseo de Dios, enseñan a hacer silencio para escuchar su Palabra, ofrecen sugerencias para crecer en capacidad de interiorización, estimulan y sostienen la oración personal de cada uno. La oración individual es una de las dimensiones y las parroquias podemos invitar, proponer, sugerir,… algunas de esas ofertas que lleven a personalizar la fe.

Y también está la posibilidad de que los creyentes vivan y practiquen otras formas de oración comunitaria además del rosario y la eucaristía. Entre ellas, las experiencias de celebración de la palabra son una a valorar. Sin la presencia del sacerdote, la comunidad también puede gozar de la presencia de Dios y de la oración comunitaria.

En las comunidades cristianas hemos de seguir más de cerca el ejemplo de Jesús que, según el evangelista Lucas, se dedicaba a “explicar a los discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse".

 

Si quieres ver la hoja de participación de la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu para este domingo. PINCHA ABAJO.


Attachments:
Download this file (29 Ordinario C 2019 Domund - Hoja pueblo SAN IGNACIO.pdf)TO 29 DOMUND 2019[hoja de participacion 191020]1900 Kb