Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Lunes 16 de Julio del 2018

comentario pentecostes B 2018

penecostes


El evangelio de Jn 20, recoge hoy la escena en la que Jesús aparece en medio de los discípulos y discípulas, reunidos, y los saluda diciendo: “Paz a vosotros…. Ellos se alegraron del ver la Señor…. Como el Padre me envió a mí, también yo os envío a vosotros… Dicho esto, sopló sobre ellos y añadió: Recibid el Espíritu Santo”. Así de sencilla es la escena que encierra uno de los hechos más importantes para los seguidores de Jesús. A partir de Pentecostés inicia su andadura la comunidad de creyentes en Jesús, que con el paso de los años se autodenominó Iglesia.

Lo primero que me gustaría decir es que ser cristiano no es asumir una ideología sino participar de una vida nueva, basada en la aceptación de una persona, Jesucristo, y vivir con las opciones que Él vivió, movido por el Espíritu. El es también quien nos hace capaces de amar y de sentirnos hermanos los unos de los otros más allá de todas las diferencias. Es el imán que mantiene unida la Iglesia en las diferentes corrientes eclesiales.

Es también, y esto tiene muchísima importancia,

la fuerza misteriosa que actúa más allá de los confines de la Iglesia visible

y acerca a todos los seres humanos a la verdad y a la bondad.

Por eso, me atrevo a presentar esta oración, basada en una reflexión que hizo Pagola hace algún tiempo, ante la fiesta de Pentecostés y que me llamó la atención.

 

Ven Espíritu creador de Dios. Tu mundo es un mundo donde tus hijos e hijas se matan de manera ciega y cruel. Despierta en nosotros el respeto a todo ser humano. Haznos constructores de paz…

Ven Espíritu liberador de Dios. El mercado, propuesto como dios para nuestra salvación, nos hace esclavos del dinero. Estamos atrapados por un sistema que nos impide caminar juntos hacia un mundo más humano. Haznos más responsables y solidarios. No nos permitas caer en las manos del dios mercado.

Ven Espíritu renovador de Dios. Entre nosotros crece la desigualdad y la exclusión social. Despierta en nosotros la compasión que lucha por la justicia. Enséñanos a defender siempre a los últimos. No nos dejes vivir con un corazón endurecido e insensible.

Ven Espíritu consolador de Dios. Muchos de tus hijos e hijas viven sin conocer el amor, el hogar o la amistad. Reaviva en nosotros la atención a los que viven sufriendo. Enséñanos a estar más cerca de quienes están más solos. Cúranos de la indiferencia.

Ven Espíritu bueno de Dios. Muchos de tus hijos e hijas no conocen tu misericordia y compasión. Te conocen como un Dios castigador y juez y se alejan de Ti porque te tienen miedo. Despierta en nosotros mayor confianza en Ti, para que sepamos transmitirte como Dios de la Vida, como Buena Noticia.

Ven Espíritu vivificador de Dios. Tus hijos e hijas no sabemos cuidar la naturaleza. No acertamos a progresar sin destruir, no sabemos crecer sin acaparar. Infunde en nosotros tu aliento creador. Haznos caminar hacia una vida más sana, sintiéndonos parte de tu acción creadora que sigue dando vida.

A.A.

Si quieres ver la hoja de participación de la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu. PINCHA AQUÍ.