Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Viernes 19 de Octubre del 2018

Sanchez Gordillo y sus delitos

Sanchez Gordillo

 

Vitoria-Gasteiz a 04 de Septiembre de 2.012

2.- SANCHEZ GORDILLO Y “SUS DELITOS“

Que duda cabe que uno de los temas estrella del mes de Agosto en los medios de comunicación, han sido las ocupaciones  pacíficas de fincas y de oficinas bancarias y, sobre todo, los carros de alimentos sacados de Mercadona,  acciones lideradas por el alcalde de Marinaleda y dirigente del Sindicato Andaluz de Trabajadores. Muchos han sido los que se han  “rasgado las vestiduras”, han hablado de la violencia sufrida por los empleados del super, han calificado los hechos como  delitos  y han pedido el procesamiento de Sánchez Gordillo, de la misma forma que otros muchos han dicho que no hay delito alguno y que el hecho se puede encuadrar en el llamado “ hurto famélico “, para salvar un estado de necesidad y concepto que ya fue defendido, con determinados requisitos,  por los rabinos de Israel, por el derecho romano, por el derecho germánico, y por la doctrina de la Iglesia ( Santo Tomás de Aquino en la Suma Teológica ). Por supuesto no vamos a entrar en ninguna calificación penal de los hechos, si faltas, si hurto, si robo, ni hasta que punto se ejerció violencia o intimidación en los empleados/as del super o fuerza en las cosas, que al parecer alguna hubo, siendo precisamente esa violencia o intimidación lo censurable de la acción.

Pero con independencia de si desde el punto de vista jurídico la acción puede contar con la eximente del estado de necesidad, al intentar evitar un mal ajeno, el de los desposeídos a quienes se pretendían hacer llegar los alimentos, siendo el mal causado ( unos carros de comida de alimentos de primera necesidad en el debe de Mercadona ) muy inferior a lo que se trataba de evitar ( asegurar la alimentación a quien no tiene medios propios de proporcionársela ), lo positivo de la acción y lo que nos tiene que hacer reflexionar es que se haya puesto sobre la mesa el debate del hambre,  el que exista el hambre o el riesgo de la misma en una región como Andalucia, con 1/3 de su población por debajo del nivel de pobreza.

Lo importante es que nos haga reflexionar por qué se dan estas situaciones a la par que el fraude anual se cifra en 92.000 millones de euros en el Estado y se ofrece a los defraudadores una amnistía fiscal, aflorando lo defraudado al tipo del 10%.

Lo importante es que las ocupaciones pacíficas de oficinas bancarias también realizadas por los sindicalistas andaluces nos recuerden como las nefastas gestiones y los descarados robos, perdón contratos blindados y otras gabelas, que se han  dado en muchas entidades bancarias  se han socializado  para que las page el pueblo llano y todavía en la última reforma del sistema fiscal y bancario del pasado día 31, se pone el “ módico “ límite de 500.000 euros anuales de sueldo para los dirigentes de los bancos reflotados con ayuda pública. Y así podríamos seguir.

Lo importante sería que las acciones de Sánchez Gordillo nos llevarán a reflexionar por qué estamos aceptando como inevitable esta política social y económica, por qué nos está dominando el miedo y la apatía y no sirven este tipo de acciones como señal de alarma, para detectar que cuando se acabe o se debilite el sostenimiento familiar y la economía sumergida, el estallido social pueda ser inevitable