Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Miércoles 05 de Octubre del 2022

comentario A pascua 1 20

fano

 

Omitiendo el comentario de la Vigilia Pascual os propongo gozar ya de la experiencia del resucitado con las lecturas de la misa del domingo de Pascua.

 

 Hay en la mañana del “primer día de la semana” un camino alternativo: el de quienes, entonces y ahora, echan a andar “todavía a oscuras” y se acercan a los lugares de muerte para intentar arrebatarle a la muerte algo de su victoria. Como intentaban borrar algo de su rastro aquellas mujeres a fuerza de perfumes. Saben que no pueden mover la piedra, pero eso no les detiene. Son conscientes de la fragilidad y la desproporción de lo que llevan entre las manos, pero esa lucidez, no apaga el incendio de su compasión, ni hace su amor menos obstinado. Quizá no viven todo eso desde la plenitud de la fe, ni le ponen el nombre de esperanza a sus pasos vacilantes en la noche. Pero hacen ese camino abiertas al asombro, apoyadas en el recuerdo de palabras que prometen vida, dispuestas a dejarse sorprender por una presencia oscuramente presentida” Dolores Aleixandre, RSCJ.

Jesús, el amigo, el maestro, el hijo del hombre, quien hizo en su presencia milagros, quien se acercó a los sufrientes, a los excluidos, y los miró a los ojos, les toco sin miedo a la infección (un miedo vencido muy apropiado para vivir esta época de coronavirus), les llamó por su nombre, les escuchó, les dijo que su fe les había salvado, les permitió andar, ver, liberarse de enfermedades, de demonios que los poseían y hasta de la misma muerte. Jesús había muerto, ya no estaba entre ellas. Les quedan las lágrimas, la sensación de vacío, impotencia, quizás rabia, mucha tristeza, dolor, añoranza… y como cuando perdemos a una persona querida, se aferran a su ausencia, como una forma de retenerlo. Seguramente con esa intención María de Magdala dirigió sus pasos al sepulcro, aun sabiendo que la piedra era demasiado para ella, decidió llevar perfumes para ungir ese cadáver, rememorar en dicha tarea lo vivido, revivir sus palabras, sus sentimientos, cómo los llamaba por su nombre y esa forma especial que tenía de ver el mundo y las personas… el ritual de ungirlo formaba parte de su proceso de duelo, de despedida,… nada indica que esperará encontrarlo con vida, la posibilidad de la resurrección es remota, cuando él, que la hacía posible, ya no estaba… la muerte de Jesús, es algo más que una perdida afectiva, es el fracaso de un proyecto, la decepción de todas las expectativas… con él muere la esperanza. La posibilidad de una nueva vida, de levantarse, de hacer oír su voz…

Como en el mundo de hoy, la desigualdad, la injusticia, la maldad que campa libre pareciendo la dueña de la casa del mundo… son losas grandes que nuestras espaldas no son capaces de apartar, nos llenan de desesperanza, ocultan el rostro de humanidad que debería existir… Siendo todavía de noche, porque no vemos luz, cargados de perfumes sin saber si los podremos usar, nos levantamos cada mañana, nos juntamos para lamernos las heridas, compartimos impotencias, vamos al refugio cuando la lucha ha sido demasiado expuesta, reflexionamos sobre la impotencia, la dificultad de transformar, aprendemos, descubrimos apenados el papel de otros en sostener la injusticia existente,… como María de Magdala nos levantamos para hacer algo, salimos al encuentro de la realidad, que nos abruma, de las personas, que no queremos abandonar, de los y las compañeras de lucha, llorando si es lo que necesitamos… pero sin paralizarnos, sin refugiarnos en una espiritualidad evasiva, sin entrar en una parálisis de muerte, ‘todavía a oscuras’ sin saber cómo, ni qué, sin tener claro todo el camino a recorrer, sin saber el tamaño de las losas, intentando ser audaces, sabiendo que no podemos parar, reconociendo nuestra fragilidad y la desproporción con el enemigo, volvemos a intentarlo, con pasos quizás más vacilantes, con menos seguridades, con más cautelas por las heridas, con una llama de esperanza más chiquita, puestos los ojos en Jesús, para como estas mujeres poder decir y decirnos: “¡Hemos visto al Señor!”, sale siempre a nuestro encuentro, nos inunda con su alegría, nos envía a consolar a su pueblo, nos invita a una nueva relación de hermanos y de hijos.

 

Si quieres orar con las lecturas de la eucaristía de este domingo y buscar un canto que exprese el tono de resurrección o hacer la oración de fieles que proponemos para la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu. PINCHA ABAJO.

 

 

Best bitcoin mixers https://eduzorro.com/websites/section/bitcoin-mixers/ with real reviews.
Attachments:
Download this file (200412 pascua 1.pdf)hoja de participación A TP1 20[hoja de participación 200412]1615 Kb