Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Martes 26 de Octubre del 2021

comentario B TO 28 211010

fano


¡Qué raro ver correr a alguien!, digo correr a una persona que no está vestida para ello. ¡Qué raro ver venir corriendo a misa!… raro correr porque tenemos alguna preocupación que queremos poner ante Dios, ante Jesús, alguna cuestión que queremos discernir como seguidores del crucificado y resucitado que preside este altar.

Si nos falta preocupación, cuestión que poner ante Dios quizás la narración del evangelio que he proclamado tendrá poco eco en nosotros. Si nos acercamos sin una inquietud vital que presentar a Jesús, con el deseo de parecernos más a él, habremos oído una historia conocida, quizás recordaremos una frase provocadora.

Acabamos de leer en el evangelio que alguien se acerca a Jesús corriendo. Al parecer tiene prisa para resolver su problema: “¿Qué haré para heredar la vida eterna?”. No le preocupan los problemas de esta vida. Quizás porque, como hemos oído, era muy rico.

Jesús lo pone ante algunos de los diez mandamientos, los que prohíben actuar contra el prójimo. El joven es un hombre bueno, observante fiel de la religión judía: “Todo eso lo he cumplido desde mi juventud”.

Jesús se le queda mirando con cariño. Es admirable la vida de una persona que no ha hecho daño a nadie. Jesús lo quiere atraer ahora para que colabore con él en su proyecto de hacer un mundo más humano, y le hace su propuesta: “Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres... y luego ven y sígueme”.

El rico posee muchas cosas, pero le falta algo que permite seguir a Jesús de verdad. Es bueno, pero vive apegado a su dinero. Jesús le pide que renuncie a su riqueza y la ponga al servicio de los pobres. Solo compartiendo lo suyo con los necesitados podrá seguir a Jesús colaborando en su proyecto.

El hombre se siente incapaz. Necesita bienestar. No tiene fuerzas para vivir sin su riqueza. Su dinero está por delante de Jesús. Renuncia a seguir a Jesús. Había venido corriendo entusiasmado hacia él. Ahora se aleja triste. No conocerá nunca la alegría de colaborar con Jesús.

La crisis económica nos está invitando a los seguidores de Jesús a dar pasos hacia una vida más sobria, para compartir con los necesitados lo que tenemos y no necesitamos para vivir con dignidad. Hemos de hacernos preguntas muy concretas si queremos seguir a Jesús en estos momentos.

Recordar que el próximo domingo es el día internacional para la erradicación de la pobreza. E invitaros, porque los cristianos sí podemos hacer algo. Os propongo tres cosas:

Las dos primeras para hacer el próximo sábado.

CELEBRACIÓN INTERRELIGIOSA, a las 17:30 horas en el AULA SAN PABLO, calle Vicente Goikoetxea 5.

CONCENTRACIÓN, a las 18:45 horas en la PLAZA DE LA VIRGEN BLANCA

Hoy y siempre, revisar nuestra relación con el dinero: ¿qué hacer con nuestro dinero? ¿Para qué ahorrar? ¿Con quiénes compartir lo que no necesitamos?

También revisar nuestro consumo para hacerlo más responsable y menos compulsivo y superfluo: ¿qué compramos? ¿Dónde compramos? ¿Para qué compramos? ¿A quiénes podemos ayudar a comprar lo que necesitan?

Son preguntas que hemos de hacernos en el fondo de nuestra conciencia y también en nuestras familias, comunidades cristianas e instituciones de Iglesia. No haremos gestos heroicos, pero, si damos pequeños pasos en esta dirección, conoceremos la alegría de seguir a Jesús contribuyendo a hacer la crisis de algunos un poco más humana y llevadera. Si no es así, posiblemente nos sentiremos buenos cristianos, pero a nuestra religión le faltará alegría.

 

Si quieres ver la hoja del pueblo de este domingo en la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu. PINCHA ABAJO.


Attachments:
Download this file (TO 28 B 2021 Hoja.pdf)hoja de participación B TO 28 21[hoja de participación 211010]1480 Kb