Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Viernes 07 de Mayo del 2021

comentario B TP 2 210411

fano


“De esta pandemia saldremos mejor persona, después de tanto sufrimiento, tanta muerte, tanta renuncia y confinamiento” así decían algunos. Otros, menos optimistas, con el gesto algo indicaban lo contrario. Otros decían, saldremos cómo hemos entrado. Quizás algunas actitudes aumentadas.

Pasado un año, cada vez me encuentro más próximo a estos últimos. Y la verdad es que no son muchos, pero cada vez que tenemos noticias de fiestas ilegales, de alborotos en pisos turísticos, de bares que no mantenían las medidas sanitarias… me da la impresión que nos encontramos ante gente, no sé si llamarles personas, con “una absoluta ausencia de búsqueda de verdad”. No buscan en su vida hondura, agarrarla, tomarla en serio sino deslizarse por ella y prescindir de respuestas que comprometan con coherencia la vida. Y así también en la cuestión de Dios. Son vidas “sin voluntad de verdad real”. Les resulta indiferente que Dios exista o no exista. Les da igual que la vida termine aquí o no. A ellos les basta con “dejarse vivir”, abandonarse “a lo que fuere”, sin ahondar en el misterio del mundo y de la vida.

Pero ¿es esa la postura más humana ante la realidad? ¿Se puede presentar como progresista una vida en la que está ausente la voluntad de buscar la verdad última de nuestra vida? ¿Se puede afirmar que es esa la única actitud legítima de todo? ¿Se puede afirmar que es esa la actitud legítima de honestidad intelectual? ¿Cómo puede uno saber que no es posible creer si nunca ha buscado a Dios?

Mantenerse en esa “postura neutral” sin decidirse a favor o en contra de la fe es ya tomar una decisión. La peor de todas, pues equivale a renunciar a buscar una aproximación al misterio último de la realidad.

La postura de Tomás que nos presenta el evangelio de este domingo es la de quien busca reafirmar su fe en la propia experiencia. Por eso, cuando se encuentra con Cristo, se abre confiadamente a él: “Señor mío y Dios mío”. Tengamos presente el aviso de Karl Rahner: “Es más fácil dejarse hundir en el propio vacío que en el abismo del misterio santo de Dios, pero no supone más coraje ni tampoco más verdad. En todo caso, esta verdad resplandece si se la ama, se la acepta y se la vive como verdad que libera”.

Tenemos la suerte de poder vivir con profundidad, cada cual con su camino, buscando crecer en la experiencia que ofrece seguir al crucificado-resucitado, siendo buscadores de la verdad. Y los seguidores de Jesucristo, viviendo desde la verdad del amor que resucita y que tiene preferencia por los pequeños, los marginados, los descartados.

 

Si quieres ver la hoja de participación de la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu para este domingo de la divina misericordia. PINCHA ABAJO.


Attachments:
Download this file (2 Pascua B 2021 - participacion.pdf)hoja de participación B TP2 21[hoja de participación 210411]1822 Kb