Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Martes 05 de Julio del 2022

comentario C TP5 220515

fano


La víspera de su ejecución Jesús habla a sus discípulos con ternura. El “hijitos” que hemos oído nos lo sugiere. Les regala sus últimos gestos y palabras. “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también unos a otros. En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os amáis unos a otros”. Este es el testamento de Jesús.

Jesús habla de un “mandamiento nuevo”. ¿Dónde está la novedad? La consigna de amar al prójimo está presente en la tradición bíblica. También los filósofos griegos hablan de filantropía y de amor a todo ser humano. La novedad está en la forma de amar propia de Jesús: “Amaos como yo os he amado”. Así se irá difundiendo a través de sus seguidores su estilo de amar.

Podemos recordar muchos gestos y palabras de Jesús: su atención a la naturaleza hoy, fiesta de san Isidro labrador, hoy, que recordamos en nuestra Unidad la encíclica papal “Laudato sí”. Esa invitación a estar atentos y cuidar la naturaleza y dejar un mundo más plural y menos destruido a las futuras generaciones.

Una Iglesia “sinodal”, con esa palabra ya desgastada y con casi nula experiencia. Iglesia en la que no buscamos los primeros puestos sino ser “caminantes con otros” en la tarea de construir el reino que Jesucristo anunció. Y no buscar cargos y autoridades o protagonismos interesados que rompen la amistad y la comunión. Jesús les recuerda su estilo: “No he venido a ser servido, sino a servir”. Entre amigos nadie se ha de imponer. Todos han de estar dispuestos a servir y colaborar

Un Jesús que llama y ama a los discípulos como a amigos: “No os llamo siervos [...] a vosotros os llamo amigos”. En la Iglesia hemos de querernos como amigos. Y entre amigos se cuida la igualdad, la cercanía y el apoyo mutuo. Nadie está por encima de nadie. Ningún amigo es señor de sus amigos.

La amistad vivida por los seguidores de Jesús no genera una comunidad cerrada. Al contrario, el clima cordial y amable que se vive entre ellos los dispone a acoger a quienes necesitan acogida y amistad. Jesús les ha enseñado a comer con pecadores y con gentes excluidas y despreciadas. En la comunidad de Jesús no estorban los pequeños, de sobrar alguien, serían los grandes.

Un día, Jesús llamó a los Doce, puso un niño en medio de ellos, lo estrechó entre sus brazos y les dijo: “El que acoge a un niño como este en mi nombre me acoge a mí”. En la Iglesia querida por Jesús, los más pequeños, frágiles y vulnerables han de estar en el centro de la atención y los cuidados de todos.


para ver la hoja de participación de una de las parroquias de la unidad. PINCHA ABAJO


te ofrecemos un salmo para dar la vida de los materiales de Caritas para este domingo. 

SALMO PARA DAR LA VIDA

Señor, dame la valentía de arriesgar la vida por ti, el gozo desbordante de gastarme en tu servicio.

Dame, Señor, alas para volar y pies para caminar al paso de los hombres.

Entrega, Señor, entrega para “dar la vida” desde la vida, la de cada día.

Infúndenos, Señor, el deseo de darnos y entregarnos, de dejar la vida en el servicio a los débiles.

Señor, haznos constructores de tu vida, propagadores de tu reino, ayúdanos a poner la tienda en medio de los hombres para llevarles el tesoro de tu amor que salva.

Haznos, Señor, dóciles a tu Espíritu para ser conducidos a dar la vida desde la cruz, desde la vida que brota cuando el grano muere en el surco.



Attachments:
Download this file (220515 Pascua 5 C 2022 - Hoja pueblo.pdf)hoja C TP5 22[hoja 220515]1773 Kb