Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Sábado 28 de Enero del 2023

comentario Ta1 A 221127

fano


Las primeras comunidades cristianas vivieron años muy difíciles. Perdidos en el vasto Imperio de Roma, en medio de conflictos y persecuciones, aquellos cristianos buscaban fuerza y aliento esperando la pronta venida de Jesús y recordando sus palabras: «Estad en vela. Estad preparados».

¿Significan algo para nosotros estas llamadas de Jesús a vivir atentos? ¿Qué es hoy para los cristianos la propuesta de Pablo de “despertaros del sueño”?

Es manera fácil de falsear la llamada a despertarnos, a vivir atentos, vivir la esperanza cristiana como esperar de Dios nuestra propia salvación eterna mientras damos la espalda al sufrimiento que hay ahora mismo en el mundo. Un día tendremos que reconocer nuestra ceguera ante Cristo Juez: ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, extranjero o desnudo, enfermo o en la cárcel, y no te asistimos? Este será nuestro diálogo final con él si no nos damos cuenta que “la noche está avanzada, el día se acerca”, que ha llegado el momento de dejar las obras de las tinieblas y andar como en pleno día, “con dignidad” con las armas de la luz, dice San Pablo.

Hemos de velar y abrir bien los ojos. Vivir vigilantes y mirar más allá de nuestros pequeños intereses y preocupaciones. La esperanza del cristiano no es una actitud ciega, pues no olvida a los que sufren. La espiritualidad cristiana no consiste solo en una mirada hacia el interior, pues su corazón está atento a quienes viven abandonados a su suerte.

En las comunidades cristianas hemos de cuidar que nuestro modo de vivir la esperanza no nos lleve a la indiferencia y el olvido de los pobres. No podemos aislarnos en la religión para no oír el clamor de los que mueren diariamente por una realidad social y unos mecanismos económicos injustos. No nos está permitido alimentar nuestra ilusión de inocencia para defender nuestra tranquilidad.

Una esperanza en el Dios de nuestro Señor Jesucristo nunca es una versión religiosa de un optimismo a toda costa, vivido sin lucidez ni responsabilidad. Nuestra esperanza en Dios no es una búsqueda de la propia salvación eterna de espaldas a los que sufren.

Tanta y tan variada información recibida en el sofá y sentados, favorece la poca sensibilidad al sufrimiento inmenso que hay en el mundo. Quizás aumentado por  el envejecimiento de nuestro cristianismo actual.

 

Si quieres ver la hoja de participación de una de las parroquias de la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu para este primer domingo de adviento. PINCHA ABAJO.


Attachments:
Download this file (1 adviento A 2022 Hoja pueblo.pdf)hoja Ta1 A 22[hoja 221127]1490 Kb