Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Domingo 25 de Agosto del 2019

comentario C TP8 2019

fano

La vida lleva hoy a muchos hombres y mujeres a vivir volcados hacia lo exterior, los ruidos, las prisas y la agitación. Cuesta adentrarse en la propia interioridad. Quizás por miedo a encontrarse consigo mismo, o con su propio vacío interior o con su mediocridad.

Por otra parte, se han producido cambios tan profundos durante estos años que la fe de muchos católicos se ha visto gravemente sacudida. Son bastantes los que ya no aciertan a rezar. No sienten nada por dentro. Dios se les ha quedado lejano e irreal, alguien con quien ya no saben encontrarse.

¿Qué puede significar entonces hablar de Pentecostés o del Espíritu Santo? ¿Puede, acaso, el Espíritu de Dios liberarnos de esa tentación de vivir siempre huyendo de nosotros mismos? ¿Puede despertar de nuevo en nosotros la fe en Dios? Y, sobre todo, ¿puede uno abrirse hoy a la acción del Espíritu?

Os propongo una serie de actitudes y una acción:

Confiar en Dios que nos comprende y acoge tal como somos, con nuestra mediocridad y falta de fe. Dios no ha cambiado, por mucho que hayamos cambiado nosotros.  Dios sigue ahí mirando nuestra vida con amor.

Pararnos y, simplemente, estar. Detenernos por un momento; aceptarnos a nosotros mismos con paz y amor, y escuchar los deseos y la necesidad que hay en nosotros de una vida diferente y más abierta a Dios.

Es fácil que nos encontremos llenos de miedos, preocupaciones o confusión.

Purificar nuestra mirada interior.

Despertar en nosotros el deseo de la verdad y la transparencia ante Dios. Liberarnos de aquello que nos enturbia por dentro y clarificar qué es lo que deseamos en este momento de nuestra vida.

Reconocer en la falta de amor la fuente más importante de nuestro malestar. Ese egoísmo que nos penetra por todas partes, nos encierra en nosotros mismos y nos impide ser más sensibles a los sufrimientos, necesidades y problemas, incluso de aquellos a los que decimos querer más. Necesitamos vivir de manera más generosa y desinteresada. Necesitamos más paz en nuestra vida… y no olvidemos que el Espíritu Santo es “dador de vida”.

En estas claves del amor, de la purificación de la mirada interior, del deseo de verdad,… invitamos al encuentro diocesano “PAZ Y RECONCILIACION” la mañana del sábado 15 de junio donde poner nombre a la escucha de las víctimas; a la memoria; al fomento del perdón. (VER ABAJO)

¡Feliz pentecostés!

 

Si quieres ver la hoja de participación de la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu para esta fiesta de Pentecostés. PINCHA AQUÍ.


Attachments:
Download this file (Encuentro 15.06.19.pdf)encuentro paz y Reconciliacion[encuentro 190615]305 Kb