Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Sábado 07 de Diciembre del 2019

Jara, pascua joven urbana


JARA, EXPERIENCIA DE PASCUA URBANA

¿Qué es Jará? Muchos pueden decir que es una Pascua urbana, otros que es acercamiento a diferentes realidades sociales, otros que sirve para conocer la figura comprometida de Jesús, pero nuestro grupo dice que es eso y mucho más. Hay que vivirlo para conocerlo. La experiencia nos avala, ya que por tercera vez allí nos hemos encontrado con viejos conocidos y gente nueva por descubrir.


El viernes 23 de Marzo nos juntamos en el Seminario varios grupos de chavales de entre 14 y 18 años. En una buena convivencia lo principal es conocerse, por ello hicimos unos cuantos juegos para romper el hielo. En cuanto llegó el último grupo, nos pusimos en camino para conocer las diferentes realidades que íbamos a visitar al día siguiente. El grupo de Corazonistas nos preparó una dinámica. A través de unas gafas, hechas por nosotros, y varios vídeos, conocimos las realidades que íbamos a descubrir: ancianos, enfermos e inmigrantes.

Pascua joven Jará en el seminario

Como suele ocurrir cuando nos juntamos más de cinco....tras dos actividades ya íbamos con retraso en el horario, así que rápidamente fuimos a por la cena para compartirla con los demás. Recuperamos fuerzas y tocaba quemar energía en la velada preparada por el grupo Arrupe. Después de unas cuantas trampas y un buen momento de diversión fuimos a la capilla para hacer oración. Era el momento del jueves santo en el que Jesús nos mostró su amor y servicio con el lavatorio de pies. Como es tradición llegó el momento de buscar a nuestra pareja para lavarle las manos y dejarnos lavar por ella. Y nos fuimos a dormir.

A las ocho de la mañana sonó la música para comenzar con marcha el día más completo de la Pascua.  Después de desayunar hicimos una oración, preparada por el grupo de las Nieves. Y llegó el momento de separarnos en grupos, para vivir nuestra experiencia de voluntariado. Nos encaminamos a los diferentes lugares: Hogar Alavés, Hermanitas de los pobres, Aspace, y Berakah. Como concretaron en sus evaluaciones fue una experiencia única para los chavales porque compartieron su mañana con personas con las que no se relacionan habitualmente. Les sirvió para acercarse y reflexionar sobre ello.

A las 14:30, de vuelta en el seminario nos juntamos para comer. Más tarde en grupos valoramos la experiencia y la resumimos en una frase para ofrecerla en la vigilia.

Llegó el momento de la oración ante la cruz, para recordar el Viernes Santo. El grupo de Amurrio nos guió en la oración a través de las siete palabras de Jesús en la cruz.

Como se suele decir... todo buen trabajo tiene su recompensa, así que nos ganamos la merienda y un buen rato de tiempo libre.

Al sonar la canción de llamada, nos reunimos para preparar por grupos un teatro para la vigilia Pascual que celebramos poco después, recordando el momento de la resurrección de Jesús. En ella compartimos con el resto de grupos nuestro aprendizaje del día.

Con la resurrección llegó el momento de la fiesta: una buena cena y a disfrutar de una velada movidilla, preparada por nuestro grupo. Así acabamos este Sábado tan especial.

El duro despertar del domingo nos trajo de nuevo a la realidad, para recoger y poner de nuevo en orden el seminario después de una noche en vela, para hacernos la foto de grupo y despedirnos de estos nuevos amigos que antes eran desconocidos.

Aunque cada año parece lo mismo, es una gozada ver como una vez más podemos sacar algo nuevo y es un Jará distinto. ¡Merece la pena vivirlo!


Ainara Alonso y Belén Jorge.

Unidad Pastoral de Santa María de Olárizu. Zona Sur.