Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Viernes 19 de Octubre del 2018

Mayores


un grupo de mayores
























Es un espacio, en el que nuestros mayores comparten, desde la fe, sus ganas de vivir y su gozo ante la vida (Vida Ascendente) y disfrutan de sus habilidades manuales (Talleres de Costura y de Pintura).


También, un grupo de mayores, mensualmente se reunen para celebrar la eucaristía con un asunto determinado. en ella se felicita a los que en ese mes cumplen años. Los miembros de estel grupo reciben una hoja que les mantiene atentos y abiertos a diversas realidades.

Su objetivo es animar y acompañar a las personas mayores en sus distintas dimensiones, como, por ejemplo, la relación o convivencia  entre ellas y ellos, su salud, sus habilidades, y, por supuesto, su fe.

Así, por ejemplo,
-nuestros mayores comparten, desde la fe, sus ganas de vivir y su gozo ante la vida (Vida Ascendente);
-nuestros mayores disfrutan de sus habilidades manuales, cuyo resultado ofrecen a proyectos de solidaridad (Talleres de Costura y de Pintura);
-nuestros mayores disfrutan, además, de otros cauces, para su convivencia, como, por ejemplo, en Navidad, en la fiesta de los  patronos de la 3ª edad, en Cuaresma, a final de Curso y en  las Eucaristías mensuales convocadas por medio de la confección de un Boletín (Celebraciones especiales);
-nuestros mayores acompañan a enfermos y, a su vez, se sienten acompañados (Pastoral de la Salud).


 ♥♥♥♥♥






En la hoja de este mes, encontrarás, dos reflexiones sobre la eucaristía y la comunidad y una hermosa oración. PINCHA AQUÍ


VIDA ASCENDENTE  GUIONES PARA ENCUENTROS DE GRUPO 2014/15  “CAMINAR. EDIFICAR. CONFESAR”.

 TEMA 10:  MARÍA, ESTRELLA DELA NUEVA EVANGELIZACIÓN


En estos tiempos de incertidumbre, confusión, desorientación, oscuridad…, tiempos de dificultades y problemas, de desaliento y pesimismo, recordamos a una muchacha de Nazaret, que recibió un saludo sorprendente: “Alégrate, llena de gracia…”. “Alégrate” es el mensaje, que Dios nos envía. No es un optimismo forzado, ni una ilusión fugaz. Tampoco es un autoengaño fácil y pasajero. No depende de acontecimientos y circunstancias, que llegan de fuera. La alegría nace y vive en el interior de cada persona: “El Señor está contigo”, le dice el ángel a María. Dios nos busca, nos quiere con  cariño, nos acompaña, nos protege y nos defiende: ¡Dios quiere nuestro bien!. La alegría de María es el gozo de una mujer creyente, que se alegra con las maravillas que Dios ha hecho en ella y rompe gozosa a cantar y proclamar las grandezas del Señor que levanta a los humildes y dispersa a los soberbios, que sacia el hambre y la sed de los pobres y deja vacío el corazón de los ricos. Ahora bien, la verdadera alegría sólo es posible en el que busca justicia y libertad; en el que vive la fraternidad y la solidaridad con los más pobres y abandonados, sanando las heridas de quienes sufren, secando las lágrimas de quienes lloran, levantando a los humildes…

 El Concilio propuso a María como modelo de la Iglesia, como Madre y Maestra, que nos enseña a ser fieles a Jesús y mensajeros de la Buena Noticia. Y el Papa Francisco nos la presenta como la Madre de la Iglesia evangelizadora, acogedora, proclamadora de la grandeza, bondad y misericordia de Dios para todo ser humano.

 En el Evangelio nos encontramos con dos escenas –la visita de María a Isabel y su petición en las bodas de Caná-, que nos presentan a María como “misionera que se acerca a nosotros para acompañarnos por la vida, abriendo los corazones a la fe con su cariño materno” (Papa Francisco EG 286). María evangeliza  con sus gestos, con su palabra, pero, sobre todo, porque lleva consigo la persona de Jesús y la fuerza de su Espíritu. Desde su actitud de servicio y ayuda a quienes la necesitan irradia la Buena Noticia. Ella es para la Iglesia el mejor modelo de la nueva evangelización.

 Muchos cristianos no son esos testigos que muestran al mundo que vivir el Evangelio da una fuerza decisiva para enfrentarse a la vida con alegría, esperanza y plenitud interior. La experiencia de los primeros seguidores de Jesús que lo vivificaba todo, parece que se ha ido apagando. Por esto, los momentos actuales parece que nos indican que debemos aprender a creer y vivir nuestra fe de otra manera. Necesitamos pasar de una fe pasiva, infantil, heredada, a una fe personal, adulta y responsable.

 ¿No estaremos viviendo ese momento, en el que, desde nuestras capacidades y defectos, nuestras fortalezas y debilidades, alumbremos una aurora de esperanza para nuestro mundo y sembremos en el corazón de todos la Buena Noticia?.

 No olvidemos que este último Guión se titula “María, Estrella de la nueva evangelización” y que el Papa Francisco nos habla de la alegría del Evangelio, ya que quiere que la nueva etapa evangelizadora esté marcada por la alegría.

 Madre del Evangelio viviente,

manantial de alegría para los pequeños,

ruega por ostros.

Amén. Aleluya.


 Y con este tema damos por finalizado este Plan de Formación, con el que el Movimiento de Vida Ascendente ha pretendido enriquecernos, para seguir “CAMINANDO, EDIFICANDO, CONFESANDO” en nuestra vida. 




VIDA ASCENDENTE  GUIONES PARA ENCUENTROS DE GRUPO 2014/15  “CAMINAR. EDIFICAR. CONFESAR”.

 TEMA 9 CONSTRUIR LA COMPASIÓN

Estamos invitados a caminar por el mundo, acompañando, compartiendo la vida de los otros, empapándonos de historias reales, riendo y llorando, atravesando la vida en toda su hondura, revistiéndonos de misericordia y compasión, haciendo de nuestra vida un hogar de acogida y compasión.

 ¿No estamos perdiendo sensibilidad ante tantas guerras, revoluciones, masacres, epidemias..., que cada día podemos ver en directo?. ¿No nos sorprenden cada vez menos las noticias sobre ancianos que mueren solos y son descubiertos hasta días o semanas después, niños explotados y maltratados, mujeres víctimas de la violencia de género, emigrantes que mueren en pateras...?.

La compasión es la capacidad de sentir con el otro, especialmente con el golpeado por la dureza de la vida. La compasión es audacia y valor, para compartir con el otro el sufrimiento y las penas y para buscar su consuelo y esperanza. La compasión es anteponer al otro a mis caprichos, mis prisas, mis exigencias... La compasión nos hace estremecer y vibrar ante el dolor, la amargura, la desesperación... de tanta gente hundida, aplastada por la adversidad, acosada por la soledad y el abandono. La compasión es volcarse en el otro, tratando de darle paz, compañía, consuelo, valor... La compasión es revestirse de bondad, ternura, amabilidad... y despojarse de esa armadura forjada con rutinas, seguridad y cegueras, que impiden ver y ayudar a quien nos necesita.

 En el interior de cada uno de nosotros Dios ha puesto prodigiosos tesoros de bondad y compasión, y no para disfrutarlos egoístamente, sino para hacer feliz a quienes nos rodean y quieren.

La misión del cristiano es una misión de amor, de bondad, de compasión… Todavía existen gentes sensibles, que intentan buscar respuestas y aportar soluciones: ¡Samaritanos con capacidad de curar las heridas sangrantes de nuestra humanidad, con un corazón compasivo e inasequible al desaliento y sabiéndose poner afectivamente en el lugar del otro!.  A Jesús su parábola del “buen samaritano” le salió del corazón: ¡Quería enseñarnos a caminar por la vida con compasión hasta llegar, incluso, a gustar la alegría de la compasión!.

¿Cómo nos ha tocado por dentro este tema de la compasión?. ¿Somos sensibles a las necesidades del prójimo?. Nuestra compasión… ¿se queda en lamentos o pasa a la acción?. ´


“¿QUE  QUIERES, SEÑOR, QUE LES DEMOS?”

Quizá nos piden tiempo, presencia, compañía, amor…

Seguro que nos piden ser escuchados,

ser comprendidos, ser amados.

Quizá tienen muchas por decir y no dejamos que hablen, muchas cosas por hacer y les impedimos hacerlas,

quieren ser de otra manera y no les entendemos…

Detrás de… estás, tú, Jesús,

que nos esperas para hacer juntos el camino.






VIDA ASCENDENTE   GUIONES PARA ENCUENTROS DE GRUPO 2014/15  “CAMINAR. EDIFICAR. CONFESAR”.

TEMA 8   CAMINAR EN BUSCA DE LA VERDAD


La verdad no es una idea, ni un conocimiento, ni un pensamiento filosófico desarraigado de nuestra existencia cotidiana. Vivir en la verdad no es sólo no mentir, sino poder transparentar lo que somos y lo que pensamos. Vivir en la verdad es escuchar esas voces que, desde nuestro interior, piden coherencia, rectitud, transparencia... Vivir en la verdad es escuchar esas voces, que están exigiendo apuntalar la vida con criterios y convicciones personales.

La verdad es camino más que meta, es búsqueda más que posesión, es anhelo más que logro. Y, además, no podemos confundir la verdad con la opinión de la “mayoría”.

El problema de la verdad consiste, en que cada uno pensamos poseer nuestra propia verdad, y ésta con frecuencia no coincide con la verdad de los demás. La verdad está también en los otros.

Hay un proverbio castellano, que dice: “Cuando lances la flecha de la verdad, moja la punta en miel”. Nunca la verdad debe ser un pretexto, para atacar, herir u ofender al prójimo. Siempre se ha de decir con sencillez y con deseo de hacer el bien, a quien nos dirigimos. La verdad es medicina saludable, que, a veces, duele, pero siempre cura.

En la actualidad atravesamos una situación de confusión, inseguridad e inestabilidad. Y nos preguntamos: ¿Qué es la verdad? ¿Cómo encontrarla? ¿Dónde está? Y hemos de reconocer que estamos tentados de aparentar más inteligentes, mejores personas, más generosos y sinceros ante los demás; que con frecuencia nos falta la verdad de las buenas obras y llenamos nuestra vida de palabrería; que el “amor propio” y el afán de protagonismo nos ciegan y traiciona y que nos falta valor y coraje, para presentar a los demás la verdad de una vida salpicada de engaños y mediocridad. ¿Cuál es la verdad, que yo busco?

La madurez nos ofrece serenidad, para tranquilizar nuestro espíritu, para hacernos conscientes, para descubrir y “CONTEMPLAR” el camino de la verdad.


Es el momento de orientar mi vida;

busco un camino nuevo hacia Ti, que eres la Verdad.

Quiero, Señor, salir de la confusión y la duda.

Quiero escucharte y responder a tu llamada.

Quiero ser libre, para seguir tus pasos.

Quiero hacer de tu Evangelio la verdad de mi vida.

Quiero seguirte a Ti, que eres Camino, Verdad y Vida.





Vida  Ascendente   GUIONES PARA ENCUENTROS DE GRUPO 2014/15 - “CAMINAR. EDIFICAR. CONFESAR”.

TEMA 7  CAMINAR HACIA LA LIBERTAD


El ser humano busca la libertad y la quiere: ¡Es un ser sediento de libertad!

Hay una libertad, que, aun predicada, publicada y discutida, se queda como un ideal o en papeles o en palabras: ¡Se hace muy poco por ser libres!

Pero… ¿qué es la libertad?

LIBERTAD es nuestra capacidad, como seres humanos, para obrar según nuestra voluntad. La libertad nos permite ser forjadores de nuestro propio destino. La libertad nos hace, por tanto, responsables de nuestros actos. Así, pues, la libertad tiene que ver con la inteligencia, que ve, capta, ilumina; tiene que ver con la voluntad, que acepta, valora, elige; tiene que ver con la conciencia, que decide, arriesga, se la juega.

Cristo nos llama a la libertad, nos conduce a la libertad, es la libertad. La vocación cristiana es, por tanto, vocación a CAMINAR en libertad, a CONSTRUIR libertad, a CONFESAR a Cristo libre, que nos hace libres.

Pero… ¿qué es la libertad en nuestra madurez?. Es la capacidad de recopilar lo mejor de este yo, que cada uno hemos ido desarrollando en nuestros años anteriores, es decir, reunir lo aprendido hasta ahora, y darle un uso fascinante. La libertad nos convierte a cada uno en una de esas personas “raras”, que saben lo que hace falta para CAMINAR por la vida, diciendo: “soy libre para hacer todo esto…, y no sólo para mi bien, sino para el bien del mundo y de las personas, que me rodean”.

Y… ¿por qué emprender este camino ahora? Tenemos el derecho de experimentar nuevas vivencias, de explorar nuevas ideas, de tomar en consideración nuevos proyectos. Podemos empezar a pensar sobre Dios por nuestra propia cuenta, desde lo más profundo y sincero de nuestro corazón, como también sobre la vida, el trabajo, las relaciones, los comportamientos, las aspiraciones, las metas… Somos libres para contemplar y evaluar nuestra vida a la luz de la experiencia, para reconfigurarla con al ayuda de nuestras nuevas oportunidades, para añadir nuevas ideas a la viejas de siempre. Ahora, en estos años, se nos ofrece la posibilidad de romper los límites de nuestra historia pasada y construirnos una existencia en consonancia con lo que queremos ser.

¿Ya estamos convencidos de que podemos ser libres ahora?


Que sea libre, Señor,

ante el egoísmo y me lance al servicio,

ante el odio y ofrezca el perdón,

ante la mentira y busque siempre la verdad,

ante el orgullo y tenga un corazón sencillo,

ante la violencia y trabaje por la paz,

ante mi afán de dominio y respete la dignidad

de los demás…




Vida Ascendente -  GUIONES PARA ENCUENTROS DE GRUPO 2014/15 “CAMINAR. EDIFICAR. CONFESAR”.

TEMA 6  EDIFICAR SOBRE ROCA

San Mateo en el capítulo 7 de su Evangelio nos presenta una parábola breve, incisiva, aleccionadora: ¡La construcción de una casa! Dos hombres, nos dice, intentan edificar su propia casa, pero entre los planes de uno y de otro hay un fuerte contraste: ¡Uno edifica sobre roca y el otro sobre arena!

¿Sobre qué estamos edificando nuestra vida? ¿Estamos edificándola sobre costumbres, modas, tradiciones,… -arena- o, más bien, sobre criterios y convicciones profundas… -roca firme-? ¿No hemos estado más atentos a normas, códigos, consignas…-arena inestable-, que a la necesidad de afrontar nuestra responsabilidad y los riesgos de la libertad –roca firme-?. ¿Y, como creyentes, no hemos estado, tal vez, más pendientes de cumplir preceptos u “obligaciones religiosas” y de practicar devociones y ritos –arena movediza-, que de apuntalar nuestra vida cristiana en la practica de las enseñazas de Jesús y en el amor a los hermanos –roca firme-?..

A nosotros, aun mayores, nos toca decidir cómo vivir, comenzando de nuevo. Los días nos pertenecen. Y nuestra tarea consiste en “EDIFICAR”, pero...“EDIFICAR” ¿sobre qué?

Edificamos SOBRE ARENA, si nos dedicamos a lamentarnos de las crisis; si sólo nos preocupamos del bienestar material; si vivimos inmersos en  ese egoísmo que grita: “sálvese quien pueda”; si la violencia o el enfrentamiento o la intolerancia anidan en nuestro corazón y se manifiestan en nuestra conducta; si la apatía y la insensibilidad nos impiden ver las necesidades de los demás… Por el contrario, edificamos SOBRE ROCA, cuando desde la libertad mantenemos nuestros criterios; cuando defendemos la dignidad de las personas, cuando la preocupación por los débiles, marginados, solos… nos mueve a una acción compasiva y solidaria; cuando el respeto a los demás, el diálogo, la tolerancia…  nos hacen tender la mano a quien necesita nuestro apoyo, afecto, ternura…

¿No nos recuerdan estas pinceladas de vida edificada sobre roca a la misma vida de Jesús?. Sin duda, que EDIFICAR sobre roca es vivir según el estilo de vida de Jesús. Estamos a tiempo.


Si tú, Señor, no construyes nuestra casa,

en vano nos esforzamos por ponerla en pie.


Construye, Señor, nuestra casa,

afírmala en la verdad;

levántala sobre el amor;

ponla en pie sobre la fe;

cimiéntala en la esperanza.


Queremos, Señor, construir;

gastar la vida en tu servicio;

ayudar al hombre a ponerse en pie;

comprometernos con los que sufren;

edificar un mundo nuevo…






Vida Ascendente --- GUIONES PARA ENCUENTROS DE GRUPO 2014/15 - “CAMINAR. EDIFICAR. CONFESAR”

TEMA 5: CONSTRUIR LA PAZ

En un mundo sacudido por tanta violencia, resuenan todavía las palabras de Jesús: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán ellos llamados hijos de Dios” (Mt. 5, 9).

Para EDIFICAR la paz, tenemos que empezar por confesar que también nosotros estamos marcados  por esas fuerzas oscuras, que hacen que estalle una guerra tras otra, es decir también nosotros somos parte del mal contra el que protestamos.

Sobrecoge CONTEMPLAR lo necesitados, que estamos, de atención, de afecto, de influencia, de consideración...Así, por ejemplo, cuando consolamos o luchamos contra el hambre, la opresión, la injusticia... instintivamente buscamos el reconocimiento. ¿Nuestras mismas obras de misericordia no están frecuentemente  motivadas por nuestras heridas, que no dan como fruto la paz, sino el resentimiento e, incluso, la violencia? ¡Qué fácil resulta reconocer las fuerzas del mal y de las tinieblas en los otros, pero qué difícil en nuestras “buenas obras”! Sólo podremos comprender la difícil tarea de construir la paz, cuando estemos dispuestos a CONFESAR que también nosotros tenemos las manos manchadas, incluso, cuando trabajamos por la paz: ¡La pacificación es solamente obra del amor!.

¿Cómo “CONSTRUIR LA PAZ”? ¡Haciendo visible en actos concretos la vida, es decir, diciendo “sí” a toda vida y resistiendo a  las fuerzas de la muerte!. La preocupación por la paz, que  va mucho más allá de la violencia física, exige un compromiso serio con las palabras de Jesús: “No juzguéis” (Mt. 7, 1), ya que juzgar a otros implica estar fuera del lugar, donde moran los seres humanos débiles, rotos, pecadores...: ¡Un acto, por tanto, arrogante, que manifiesta una ceguera imperdonable!. ¡Y es que la motivación del verdadero constructor de paz no se basa en la comparación o en la competitividad, sino en la celebración del amor de Aquel, que “fue enviado al mundo, no para juzgarlo, sino para salvarlo” (Jn. 3, 17).


¿Ya nos planteamos decir “sí” a la vida y celebrar la vida?

Señor, haz de mi un instrumento de tu amor.

Donde haya odio, que yo ponga amor.

Donde haya ofensa, que ponga perdón.

Donde haya discordia, que yo ponga unión.

Donde haya error, que yo ponga verdad.

Donde haya duda, que yo ponga fe.

Donde haya desesperanza, que yo ponga esperanza.

Donde haya tinieblas, que yo ponga luz.

Donde haya tristeza, que yo ponga alegría.




GUIONES PARA ENCUENTROS DE GRUPO 2014/15 - “CAMINAR. EDIFICAR. CONFESAR”.

 TEMA 4:   CAMINAR HACIA LOS DEMAS

Muchas personas echan de menos a alguien que les haga caso, y se sienten solas. Para llenar este vacío, se aferran a distintos aparatos electrónicos.  ¿Tiene sentido “CAMINAR” solos por el mundo? ¿Hay alguien que pueda decir “Yo no tengo necesidad de nadie”?.

Necesitamos “CAMINAR” hacia los otros. El encuentro y el acompañamiento mutuo puede “EDIFICAR” la convivencia y armonía. No podemos desentendernos los unos de los otros. Existe una ley de interdependencia, que nos dice: “Alguien tiene lo que tú buscas; alguien busca lo que tú tienes”

Hay muchos caminos sencillos, que sin necesidad de mapas ni GPS podemos recorrer. ¿Ya los “CONTEMPLAMOS”, es decir, ya valoramos a esas personas, que caminan a nuestro lado, para prestarnos sus servicios, por ejemplo, el cartero, el enfermero, el dependiente, el taxista…?. Estas personas “EDIFICAN” y hacen más agradable nuestra vida de cada día.

El Papa Francisco insiste: “Creo que la acción básica de la Iglesia en la actualidad no es…, sino salir a la calle a buscar a la gente, a conocer a las personas por su nombre”, “La Iglesia debe estar preparada para recibir al que viene y para salir al encuentro de los demás, para ir hacia las periferias de la existencia…”.

¿Qué nos pide esta llamada? Hay maneras concretas de caminar hacia los demás, dedicándonos a poner compasión, amor, compañía, ayuda… en tantas vidas rotas por el sufrimiento, la marginación, la desgracia…

¡Son muchos los que esperan una palabra personal de ánimo, un gesto humanitario de acogida y compasión! ¡No olvidemos que se trata de “CAMINAR HACIA LOS DEMÁS”.

Planteémonos si vivimos atentos a las personas, es decir, ¿caminamos hacia ellas o pasamos de largo?


Jesús, maestro bueno,

enséñanos el camino para vivir solidariamente,

enséñanos a ver el dolor, el sufrimiento

y las necesidades de los demás,

enséñanos a ser solidarios,

a vivir el amor de verdad

y construir la justicia y el Reino.




VIDA ASCENDENTE.  GUIONES PARA ENCUENTROS DE GRUPO 2014/15. “CAMINAR. EDIFICAR. CONFESAR”

TEMA 3.-  CONFESAR A JESUS: CAMINO, VERDAD Y VIDA.

Jesús ha ido hoy despareciendo del horizonte de la vida de muchos que se dicen cristianos. Su estilo de vida les impide encontrar el camino hacia el Dios de Jesús, porque no han aprendido a amar.

Aprender a amar exige “negarse” a uno mismo, renunciando a nuestros caprichos, a nuestro afán de protagonismo y notoriedad, a nuestras ambiciones y deseos de poder y de prestigio inconfesables. Aprender a amar exige sencillez, acogida, amistad, solidaridad, atención gratuita y desinteresada a los demás, fidelidad, compasión, ternura, delicadeza… Aprender a amar exige dar gratis lo que gratis recibimos; contagiar confianza, alegría, esperanza.

¿No es verdad que hoy necesitamos reencontrar nuestro camino hacia Jesús, que nos dice: “Id y proclamad que ha llegado el reino de los cielos. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, arrojad demonios. Gratis habéis recibido, dad gratis” (Mt. 10, 7-8)?.

Pues bien, en este “CAMINAR”,  siguiendo a Jesús, tenemos que “CONFESAR” que Dios está con nosotros, empeñado en salvar a la humanidad. Pero este anuncio salvador no se hace sólo con discursos y palabras, (“curad enfermos”, “resucitad muertos”, “limpiad leprosos”, “arrojad demonios”, “dad gratis”), sino tratando de “EDIFICAR” un mundo más justo y, por tanto, una nueva vida.

Plateémonos: Muchos mayores tal vez hemos puesto el acento más en la “doctrina”, que en las “obras”, descuidando que el seguir a Jesús implica el emprender la tarea apasionante de “CAMINAR” hacia una vida digna y “EDIFICAR” un mundo más humano, justo y fraterno. ¿Cómo hemos evolucionado en nuestra vida cristiana?. ¿Cuáles son los caminos que hoy nos pueden llevar a Jesús CAMINO, VERDAD Y VIDA?.


Jesús, sólo tú tienes

palabras, que convencen,

palabras avaladas por el testimonio,

palabras llenas de amor sin límite,

palabras, que te han llevado a dar la vida.

¡Tómame de la mano

y guíame por el camino eterno!.



 VIDA ASCENDENTE.  GUIONES PARA ENCUENTROS DE GRUPO 2014/15.     “CAMINAR. EDIFICAR. CONFESAR”

TEMA 2  CAMINAR HACIA NUESTRO INTERIOR PROFUNDO

Hay preguntas, que nos asaltan e inquietan: ¿Qué soy yo, cuando ya no hago lo que solía hacer? ¿Le importa realmente a alguien lo que yo soy más allá de la apariencia externa?

Estas preguntas pueden destruirnos o hacernos crecer. Todo depende de la respuesta, que estemos dispuestos a dar. Debemos, pues, plantearnos la necesidad de emprender un viaje hacia nuestro interior y “CAMINAR” hacia el encuentro con nosotros mismos,  es decir, “CAMINAR” hacia un encuentro cara a cara con nuestro yo autentico, al margen de títulos, cargos, honores, estatus social, influencias…despojándonos de todo lo accesorio de la vida .

En nuestro viaje interior hacia el encuentro cara a cara con nuestro yo interior nos abrimos a un nuevo horizonte, en el que los valores se centran en ser auténtico, veraz, solidario, honesto, solícito por el bien de los demás, comprometido con las cosas realmente importantes de la vida, constructor de paz, sembrador de esperanza… Es decir, es un nuevo horizonte, que nos llama a “EDIFICAR” un mundo nuevo, una nueva vida interior, una Iglesia comunidad de hermanos...., sin estar pendientes de  apariencias o “fachadas exteriores”.

Es hermoso compartir el pan con el hambriento, el techo con el peregrino, la capa con el desnudo, la amistad con el solitario, la alegría con el triste, las lágrimas con el que llora, la angustia con el que sufre, la fe con el no-creyente… Es hermoso estar dispuesto a hacer el bien y bendecir siempre a cuantos nos rodean; lo mismo si nos quieren como si nos desprecian, lo mismo si piensan y viven como nosotros o lo hacen de otra manera. Así lo hizo Aquel, que “pasó por el mundo haciendo el bien” ¡Necesitamos, por tanto, “CONFESAR” a Jesús, para aprender a vivir, como El, haciendo el bien!

Escuchemos la propuesta de Jesús: “El que quiere venir en pos de mi, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga” (Mt. 16,24).

Plateémonos: ¿En qué punto de nuestro “CAMINAR HACIA NUESTRO INTERIOR PROFUNDO” nos encontramos?.  ¿Qué necesito rectificar? (¡Ojo!, la oración nos siguiere cambios de actitud, que cada uno debe concretar)

 Para estar contigo, Señor,

camino hacia mi interior profundo.

 ¡Y es que quiero recorrer el camino

. que me lleva a conocerme,

. que me lleva a plantearme cómo quiero vivir y

. que me lleva a concretar qué quiero ser!.

 Quiero abrir tus puertas.

Quiero recorrer tus caminos.

Quiero comprometerme contigo.

Quiero participar en tu fiesta.

Quiero ver el mundo a tu modo.



VIDA ASCENDENTE. GUIONES PARA ENCUENTROS DE GRUPO  2014/2015: “CAMINAR. EDIFICAR. CONFESAR”.

TEMA 1 TIEMPO PARA: CAMINAR. EDIFICAR. CONFESAR.

Tenemos años. El tiempo lo podemos vivir como una fuerza devoradora o, por el contrario, como un tiempo favorable, como una ocasión propicia, como una oportunidad, que Dios, el Señor de la vida, nos regala.

 ¿Cuál es nuestra experiencia en relación a la acumulación de los años?. ¿El paso de los años son para nosotros un lastre, un impedimento, una cerrazón ante lo nuevo o nuestra experiencia de limitación, al quedarnos menos tiempo para vivir, se nos convierte  en fuente de angustias, de miedos, de ansiedad, de preocupaciones…?.

 Nuestra vida, tiempo para CAMINAR. La vida es un CAMINO, sin retorno:¡Siempre hacia delante y siempre hacia la meta!. ¡Ojo!, nuestros años no son un lastre, sino un don, es decir, un mosaico de múltiples piezas, que vamos encajando día a día.

Nuestra vida, tiempo para EDIFICAR. Ahora es tiempo de EDIFICAR, es decir, de levantar la mirada, el corazón, las manos… ¡Ojo!, nuestros años no son un impedimento para ponernos a la tarea, mostrando nuestras iniciativas frente a tantas inercias, nuestra capacidad ante tantas fracturas, nuestra libertad ante tantas ataduras.

Nuestra vida, tiempo para CONFESAR. La vida es un tiempo de apertura a lo nuevo, al futuro, al misterio…, CONFESANDO los auténticos valores del ser humano: dignidad, sabiduría, humanismo, comprensión… ¡Ojo!, nuestros años no son una cerrazón, para gozar de una alma infantil, que está permanentemente abierto al misterio de la vida.


Estamos llamados a gestionar nuestro tiempo, viviendo el presente, programando nuestros días y aprovechándolos bien, sintiéndonos creativos. Si así actuamos, envejecer significará para nosotros renovarse, comenzar de nuevo, emprender una nueva andadura por caminos inexplorados, conscientes de todavía quedan  muchas cosas por probar, por experimentar, por aprender, por descubrir en uno mismo, en las personas del entorno y en el mundo. ¡Ah!, y, para esto, necesitamos o la actitud del niño, que abre sus manos y acepta los dones como un regalo o el corazón pobre, que acepta la vida como una bendición y la convierte en una ofrenda.

 No nos instalemos en la vida, buscando el refugio cómodo, que nos permita vivir tranquilos, sin sobresaltos ni preocupaciones, es decir, no caigamos  en la tentación de Pedro: “Señor, que bien se está aquí”, intentando plantar nuestra tienda en el Tabor.

 Señor de lo que vive,

te pedimos

que nos mantengas “frondosos” y “lozanos”,

para seguir dando fruto a nuestros años.

Señor de lo que vive,

te pedimos

que nos enseñes a vivir gozosos y felices en esta vida.


Señor de lo que vive,

te pedimos

que nuestros ojos  sepan mirar hacia lo alto y

que nuestras rodillas no las dobleguen los años.





En el presente Curso 2.013/14 nos proponemos tomar conciencia de que "SOMOS IGLESIA VIVA". Este es el título de los guiones, que la Comisión Permanente del Movimiento nos ofrece, para centrar nuestra formación y animar nuestra tarea,

Próxima la clausura del "Año de la Fe" y, sobre todo, necesitados de testigos coherentes, que proyecten luz en estos momentos de incertidumbres, que tantas preguntas suscitan, queremos vivir en sintonía con la Iglesia, para transmitir nuestra propia experiencia de amistad, espiritualidad y compromiso evangelizador, para sembrar semillas de esperanza.

Los distintos temas "SOMOS IGLESIA VIVA" tratan de la fe y de la llamada a transmitirla, escuchando al Concilio Vaticano II, que se dirige, aun en su 50 aniversario, al hombre de hoy en sus aspiraciones y necesidades. Completar información en... 




Vida Ascendente Somos iglesia viva

Vida ascendente somos iglesia viva


VIDA ASCENDENTE: "SOMOS IGLESIA VIVA"

PRESENTACIÓN

Estamos a punto de comenzar, como miembros de Vida Ascendente, nuestro nuevo Curso, que constituye una etapa más en nuestra vida de formación, nunca acabada, como cristianos, y que con la amistad del Grupo y la espiritualidad del Movimiento de Vida Ascendente continuamos animosos.


En el presente Curso 2.013/14 nos proponemos tomar conciencia de que "SOMOS IGLESIA VIVA". Este es el título de los guiones, que la Comisión Permanente del Movimiento nos ofrece, para centrar nuestra formación y animar nuestra tarea,

Próxima la clausura del "Año de la Fe" y, sobre todo, necesitados de testigos coherentes, que proyecten luz en estos momentos de incertidumbres, que tantas preguntas suscitan, queremos vivir en sintonía con la Iglesia, para transmitir nuestra propia experiencia de amistad, espiritualidad y compromiso evangelizador, para sembrar semillas de esperanza.

Los distintos temas "SOMOS IGLESIA VIVA" tratan de la fe y de la llamada a transmitirla, escuchando al Concilio Vaticano II, que se dirige, aun en su 50 aniversario, al hombre de hoy en sus aspiraciones y necesidades.



TEMA DECIMO Y ULTIMO     MARIA, MADRE DE LA IGLESIA

Nacía para el mundo una nueva visión de la Iglesia. Ante dicha novedad estábamos necesitados de una mano maternal, Y Pablo VI,  al concluir la segunda sesión del Vaticano II, proclama a María como “Madre de la Iglesia”: “Nos, proclamamos a María Santísima Madre de la Iglesia, es decir, de todo el pueblo de Dios, tanto de los fieles como de los Pastores que la llaman Madre amorosa, y queremos que sea honrada e invocada por todo el pueblo cristianos con este gratísimo título”.

El mismo Pablo VI, después del Concilio, dedicó un documento a la Virgen. Dicho documento recoge distintas opciones personales de María cara a Dios, a la humanidad y a la vida: ¡Su fe, su disponibilidad total ante la Palabra, su apertura y solidaridad con su pueblo, su sentido de servicialidad, su fortaleza ante las dificultades, su capacidad de oración y alabanza…!.

María por estas opciones, que adoptó en su vida, es la Madre, que no puede faltar en una Iglesia viva: ¿Qué puesto debería ocupar María en nuestro grupo y en el corazón de cada uno de nosotros?.

Con este capítulo dedicado a María, concluimos en este Curso 2.013/14 los Guiones para nuestros encuentros de Grupo bajo el titulo “SOMOS IGLESIA VIVA”.

EXCURSION A NUESTRA SRA. DE OKON

El Movimiento Diocesano de Vida Ascendente tiene proyectada una convivencia de fin de Curso. Deseamos celebrar una acción de gracias a María, Madre de la Iglesia, por el Curso transcurrido. Esperamos gozar el jueves, 19 de Junio, de un día festivo a los pies de las faldas de San Tirso en la ermita de Ntra. Sra. de Okón a un kilómetro de Bernedo y con comida en Urturi.


PASTORAL DE MAYORES EN FIESTA DE FIN DE CURSO

Queremos reunirnos miembros de los dos grupos de Vida Ascendente, de Talleres y de Pastoral de la Salud el martes, 17 de Junio, en los Salones de la Parroquia San Cristóbal para compartir una oración, unas risas y un chocolatillo.



LA FE, RESPUESTA A LA PALABRA DE DIOS   //  TEMA OCTAVO

 I.- LA CONSTITUCION CNCILIAR “DEI VERBUM”.

Un objetivo del Concilio Vaticano II fue ofrecer un testimonio autorizado del Evangelio al mundo contemporáneo. Lo hizo con un documento extraordinario: ¡La Constitución “DEI VERBUM”, que significa “PALABRA DE DIOS”!.

Acudimos frecuentemente a la Biblia, para buscar una frase o un texto, que apoye nuestras opiniones, pero, al sacar dicha frase o dicho texto de su contexto, faldeamos su significado. La Constitución conciliar “Dei Verbum” nos previene contra este peligro, situándonos, ya de entrada, ante el verdadero proyecto de Dios sobre la humanidad.

1.1.- La Biblia, diálogo de Dios con la humanidad.

La Palabra de Dios nos habla fundamentalmente de la manifestación de Dios al ser humano y del designio de Dios sobre el ser humano. Es decir, la palabra revelada es un diálogo entre Dios y el ser humano. El ser humano es interpelado por la palabra y queda invitado, por tanto, a dar una respuesta. Y advirtamos que sin esta respuesta del ser humano la palabra revelado queda truncada, como algo que cae en el vacío.

1.2.- La  Biblia, historia de la salvación (Hechos y Palabra)

La  Biblia no la podemos considerar sólo como una “nota” escrita. En la Biblia encontramos la historia de la salvación, es decir, la historia de la salvación se nos manifiesta lenta y gradualmente por medio de hechos y palabras.

1.3.- La fe, respuesta a la Palabra de Dios.

Nuestra fe se apoya más en acontecimientos que  en manifestaciones orales: “Creó el cielo y la tierra... Se encarnó de María Virgen, fue crucificado, muerto y resucitado...”. Hechos y palabras de complementan, Las palabras explican los hechos. Llos hechos confirman las palabras.

A las palabras y a los hechos de Dios el ser humano responde también con hechos y con palabras de fe. La fe es una respuesta personal del ser humano a Dios, que nos habla “como a amigos”. Los amigos se conocen no de modo teórico, sino en el roce, en el trato personal, en una relación habitual día a día....

1.4.- Necesitamos escuchar la Palabra de Dios.

1.4.1.- La geste escuchaba a Jesús desde la orilla del lago (Lc. 5, 1-11).

Jesús hablaba a la gente desde la barca. Aquella muchedumbre intuyó que Jesús les hablaba desde Dios y que les ponía en comunicación con Dios.

1.4.2.- Necesitamos escuchar la verdad de Dios.

Nosotros necesitamos escuchar hoy un mensaje, en el que se pueda percibir la verdad de Dios y, al mismo tiempo, se pueda sentir su cercanía, su misericordia, su perdón, su llamada ala conversión.

Escuchar a Jesús es escuchar a Alguien, que dice la verdad, que nos conoce por nuestro nombre, que nos habla del sentido de la vida, que ofrece las claves para vivir de un modo nuevo y distinto: ¡Más digno, más justo y más humano!. Cada  día podemos sentir la llamada a vivir la vida con más responsabilidad, a mirarla con ojos limpios, a entregarla con generosidad: ¡Como una ofrenda de amor y de servicio!.

Los cristianos, en este momento de la historia de la Iglesia, necesitamos escuchar el mensaje del Evangelio y dejarnos seducir  por los Evangelios. No son biografías, para conocer mejor a Jesús. No son lecciones académicas, para saber más doctrina, más dogmas, más tradiciones... Son relatos vivos, que invitan al cambio, al seguimiento, a construir Reino..., a dar a Dios, que nos habla, una respuesta decidida y comprometida.

II.- RECORDAMOS EN EL GRUPO NUESTRA PETICIÓN DE FE.

Auméntanos la fe” (Lc. 17,5), es lo que piden los apóstoles a Jesús. Y esto lo que venimos pidiendo en nuestros encuentros de grupo: “Señor, yo creo, pero aumenta mi fe”.

Y Jesús les responde, y nos responde: “Si tuvierais fe como una granito de mostaza...”. Lo importantes no es el tamaño ni la cantidad de fe, sino una fe en Jesús que sea viva, fuerte, confiada, eficaz. Esto es lo mejor que podemos ofrecer y comunicar al mundo.

III.- DIALOGAMOS EN EL GRUPO CUAL HA DE SER NUESTRA RESPUESTA A LA PALABRA REVELADA POR DIOS.

La revelación, que Dios nos hace a través de su palabra y los acontecimientos de la vida,, exige una respuesta. ¿Cómo podemos responder al Seño?. (Ver en el folleto, pag. 83: QUEDATE CON NOSOTROS)

IV.- PALABRAS ILUMINADORAS DEL EVANGELIO Y DEL MAGISTERIO DE LA IGLESI

Compartimos entre nosotros en el Grupo cualquiera de los textos, que nos indican que Dios se nos revela. (Ver en el folleto, pág. 83: ILUIMINANOS, SEÑOR, CON TU PALABRAS).

V.- CONCRETAMOS NUESTRO COMPROMISO COMO SEGLARES.

Dios nos habla. ¿Cuál es nuestra respuesta?.

Nos acercamos diariamente al texto evangélico: ¿Cómo lo leo? ¿Qué busco en él? ¿Qué me pide?. (Ver en el folleto, pag. 84: EN CAMINO)

VI.- ORACIO

(Ver en el folleto, pag. 84: DESCALZATE)



VIDA ASCENDENTE: “SOMOS IGLESIA VIVA”.   TEMA SEXTO: LOS GOZOS Y LAS ESPERANZAS


1.- NOS CENTRAMOS EN LA CONSTITUCION CONCILAR “GAUDIUM ET SPES” O “GOZO Y ESPERANZA”.

La constitución conciliar “Gaudium et spes”, que trata de la Iglesia en le mundo actual, es la manifestación más clara del “aggiornamento” pretendido por Juan XXIII.


2.- LA CONSTITUCON “GAUDIUM ET SEPS” TIENE CUATRO PARTES.

 Esta constitución, que parte “del hombre” y ama “al hombre y al mundo” tal como son,

1.- Parte de una Iglesia solidaria de la humanidad.

2.- Contempla la situación del hombre en el mundo moderno.

3.- Trata de la vocación del ser humano y de la misión de la Iglesia en el en el mundo actual.

4.- Explicita la misión de la Iglesia.

 Esta Constitución refleja la actitud de una Iglesia abierta, humilde y dialogante, que acompaña al hombre en su peregrinación por esta historia de Salvación. Considera a la persona humana como ser único, que vive en un mundo material, pero que abriga vehementes anhelos espirituales. El hombre es un misterio para sí mismo y para otros; una criatura, cuya dignidad emerge de una vida interior, en que se halla grabada la imagen y semejanza de Dios.


3.- ¿HACIA DONDE CAMINA HOY LA IGLESIA?.

Nada que sea genuinamente humano deja de encontrar eco en los corazones cristianos. Cuanto más se acerca el hombre a Dios, más se acerca a lo más profundo de su humanidad y de la verdad del mundo. La fe cristiana, que es liberadora en el más profundo sentido de la libertad humana, es la propuesta que la Iglesia hacía al mundo moderno: ¡Un humanismo enriquecido por en el encuentro humano con Cristo, que revela a la humanidad la verdad plena de su dignidad y su glorioso destino!.

 4.- ADVERTENCIAS PARA HACER CAMINO.

Existen entre nosotros “creyentes acostumbrados”,  que han dejado de buscar a Dios, porque creyeron haberlo encontrado ya. Sin embargo, el verdadero creyente sabe que Dios es siempre mayor que nuestras ideas sobre El y, por eso, no deja de buscarlo cada día: “Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás, vale para el reino de Dios”.

 “Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros: os he dado ejemplo, para que, lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis” (Jn. 13,14-15). Este gesto y estas palabras resuenan con vigor en toda la constitución “Gaudium et spes”, poniendo de relieve la profunda vinculación entre los seres humanos. Nos necesitamos. El seguimiento de Jesús tiene una exigencia fundamental: ¡Servir por amor!. Se trata de un servicio, que no es propio del inferior, del necesitado, del que nada tiene, sino del que posee, del que está arriba, de aquel a quien nada le falta, del que tiene influencia y poder. ¿Y por qué?.  Servir es agacharse a lavar los pies al que llega cansado, es ponerse a la altura del que está caído para ayudarle a levantarse, es vaciar un poco nuestra vida para llenar la vida de los otros. Es intentar compartir la vida de los otros contribuyendo a que sea más humana, es otra forma de llenarte de otras vidas, nombres y rostros. Servir es anunciar a Cristo “tomados de la mano”, unidos a El y entre nosotros, como “Pueblo de Dios”, en el que el amor crea unidad y comunión para que el mundo crea.


5.- DIALOGAMOS SOBRE NUESTRO COMPROMISO.

 Se nos pide servicio. Es algo que todos podemos hacer. ¿Por qué servir?. ¿A quien servir?. En esta “Iglesia viva” hay un puesto para cada uno de nosotros. ¿Cuál es mi puesto y mi tarea?.

    



VIDA ASCENDENTE EN FIESTA

SIMEON Y ANA

3 de Febrero (este año)

Celebramos la fiesta en honor de estos dos ancianos, Simeón y Ana, que  tuvieron la dicha de tomar a Jesús en sus brazos.

El encuentro festivo en Vida Ascendente, a nivel diocesano, se celebrará el próximo día 3 de Febrero, lunes, en la Parroquia de la Coronación (Salones, en la C/ E. Serdán, 11), a las 5 de la tarde, con una Eucaristía y un chocolatillo.

¡Ah!, y si no puedes trasladarte hasta allí, puedes participar, como Pastoral de Mayores en nuestra U. P. de Santa María de Olárizu, un par de horas más tarde, es decir, a las 7, en nuestra Parroquia de San Cristóbal, donde festejaremos en la Eucaristía a nuestros santos ancianos patronos y con la Bendición de San Blas, cuyas rosquillas después compartiremos.




TEMA QUINTO    SOMOS IGLESIA VIVA

1.- LA CONSTITUCION "LUMEN GENTIUM".

El Concilio Vaticano II toma conciencia de la Iglesia, que la presenta, ante todo, como Pueblo de Dios. La Constitución conciliar "LUMEN GENTIUM" trata de dibujarnos el rostro, que la Iglesia debe mostrar al mundo.


2.- ROSTRO, QUE HA DE PRESENTAR LA IGLESIA AL MUNDO.

La Iglesia es una realidad sobrenatural, ya que, si quiere convertirse en animadora de la acción humana, de la justicia, de la paz, de la dignidad humana... es necesario que la acción humana no merme ni empañe su vocación sobrenatural y transmitir el Evangelio.

La Iglesia es sobrenatural, pero es también humana. No tiene la solución para todos los problemas, pero se presenta como hermana de todos los que trabajan y compañera de tarea a la hora de mejorar la casa de todos.

La Iglesia es católica, es decir, verdaderamente universal, encarnada en todas las culturas, presente en todos los pueblos.

La Iglesia es libre, viviendo la libertad de los hijos de Dios, sin ser dominadora ni dominada, desarrollando su sentido de responsabilidad, madurez, respeto...

La Iglesia ha de ser defensora de la dignidad y de los derechos humanos, abordando los problemas más candentes: los derechos de la persona, de la familia, del matrimonio...; los problemas sociales, las relaciones internacionales y la ayuda entre los pueblos; los problemas de la guerra, el hambre, el paro...


3.- CONFESAMOS NUESTRA FE EN LA IGLESIA.

Nuestra confesión de fe: "Creo en la Iglesia", es decir, nuestra adhesión a la Iglesia se mueve en función de cómo amamos, sentimos y vibramos con las propuestas, que Dios nos va haciendo a través de ella. ¡Y es que la Iglesia tiene que entrar en el corazón, ya que una Iglesia, que no nos importase, no nos haría sufrir y nos dejaría indiferentes ante gestos, gentes, vidas e historia, que hablan de Dios en ella!.


4.- DIALOGAMO SOBRE NEUSTRO COMPROMISO.

Este tema, sin duda, nos invita a reflexionar sobre la Iglesia, pero, sobre todo, a amar a la Iglesia y a sentirnos Iglesia. ¿Qué compromisos me exige el ser miembro vivo y activo de la Iglesia?.





VIDA ASCENDENTE: "SOMOS IGLESIA VIVA"

TEMA CUARTO: FRUTOS DEL CONCILIO   (Enero 2014)


1.- ¿UN CONCILIO ENCERRADO EN LOS ARCHIVOS VATICANOS?.

Juan XXIII quiso que el Concilio Vaticano II fuera un diálogo con la modernidad, la expresión de la Buena Noticia, la apertura de las ventanas de la Iglesia al mundo moderno.

¿Qué he de hacer?, nos peguntamos con el joven rico del Evangelio. La iglesia nos invita a una forma de vida incompatible con otras; a un dar entrada a Dios en nuestra vida, desapropiándonos, por tanto, de nosotros mismos; a una manera de entender el mundo, de vivir y de amar; a dar un  amor preferencial  a los pobres.


2.- NO TODO LO PROPUESTO SE HA LOGRADO, PERO CONSTATAMOS FRUTOS.

No todo lo propuesto por el Concilio se ha logrado, pero sí cabe señalar, entre otros, estos frutos:

. La Iglesia está hoy más atenta a los problemas del mundo.

. La Iglesia ha sentido la necesidad de acercarse al mundo con actitud atenta, comprensiva, solidaria y evangelizadora.

. La liturgia se celebra en nuestras lenguas vernáculas,

. La lectura y estudio de la Biblia han conocido un desarrollo.

. Los laicos han tomado más responsabilidades en la Iglesia.

. Los encuentros ecuménicos y el diálogo interreligioso se han ampliado considerablemente.

Juan XXIII, como un gran reformador, se propuso la construcción de unos puentes, que la Iglesia ha querido seguir:

. Puente desde Roma a los rincones de la Iglesia universal.

. Puente desde Roma hacia las Iglesias separadas.

. Puente hacia el mundo moderno.

. Puente hacia los alejados.

. Puente hacia los pobres y pequeños.

. Puente hacia los países del telón de acero.

Recordamos las palabras emocionadas de Pablo VI: "Nunca como en esta ocasión ha sentido la Iglesia la necesidad de conocer, de acercarse, de comprender, de penetrar, de servir, de evangelizar a la sociedad que la rodea, y, de alcanzarla y acompañarla en su rápido y continuo cambio".


3.- DIOLAGAMOS SOBRE NUESTRO COMPROMISO.

Una corriente de afecto y de admiración se volcó con el Concilio hacia el mundo moderno. ¿Por qué para tanta gente esta buena noticia del Concilio no llega o no significa nada?. ¿Los esfuerzos hechos en la renovación litúrgica, catequética, misionera, pastoral, docente... nos han permitido avanzar?.

Al pensar en los frutos del Concilio no podemos quedarnos como espectadores y hemos de escuchar a Jesús, que nos dice: "Id también vosotros a trabajar a mi viña". ¿Cuál es mi puesto y tarea hoy en esta Iglesia?.



EXPOSICIÓN DE NUESTRAS MANUALIDADES

En los fines de semana 21/22 y 28/29 nuestras mayores, participantes en el Taller de los lunes y miércoles, exponen en los Salones de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús sus trabajos, por ejemplo, de bordados. Se venden con el deseo de aportar a causas solidarias.




 FIESTA NAVIDEÑA EN PASTORAL DE MAYORES

Pastoral de Mayores prepara su fiesta de Navidad. Queremos manifestarnos "Iglesia viva", como nos recuerda Vida Ascendente. Además, nos mueve el espíritu samaritano alimentado por el Plan de Formación de Pastoral de la Salud. Y también se harán presentes nuestras manos habilidosas en Talleres, que nunca están paralizadas.

Esta Fiesta Navideña se celebrará el jueves, día 19, a las 5 de la tarde, en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús.

Después de una presentación introductoria y oración, se representará un breve teatrillo titulado "UNA NOCHEBUENA DISTINTA"  y  protagonizado por miembros de dicha Pastoral. Se compartirá, a continuación,  un chocolatillo y nos expresaremos los mejores deseos navideños.
 
 

RETIRO DE ADVIENTO PARA VIDA ASCENDENTE

Nos reuniremos, a nivel diocesano, para celebrar el Retiro preparación de la Navidad. Nos lo dirige José Luis Larrucea. Apuntamos la fecha y el lugar: El próximo día 12 de Diciembre, desde las 10 a las 13 horas, en la Sala Juan XXIII de las Desamparadas (entrada por la parada de taxis). ¡Feliz Navidad!.




VIDA ASCENDENTE: "SOMOS IGLESIA VIVA"

TEMA TERCERO: UNA BRUJULA PARA EL CAMINO. EL CONCILIO VATICANO II  (Noviembre 2013)


Este tema pretende acercarnos al Concilio Vaticano II. El pasado 12 de Octubre de 2.012 se celebraba el 50 aniversario de su apertura.

Se nos plantea el por qué de un Concilio y se nos introduce en los objetivos del convocado por Juan XXIII:

- Que la Iglesia sea más apta para contribuir a la solución de los problemas, que se presentan actualmente a la humanidad.

- Que la Iglesia se actualice (aggiornamento), para hacer más eficaz su vitalidad.

- Que la Iglesia trabaje en la preparación de los caminos de la unidad de los cristianos.

Se nos recoge dos frases significativas del Papa Juan XXIII,

en las que formula el talante de este Concilio:

- "El Concilio quiere situar a la Iglesia sobre un pedestal, no para ofrecerle el incienso de sus alabanzas, sino para contemplarla cara a cara y preguntarle abiertamente: "Iglesia, quién eres? ¿Qué piensas y qué dices de ti misma?".

- "El Concilio pretende abrir de par en par las ventanas de la Iglesia para que pueda entrar en ella el aire fresco".


Y, por último, nos transmite unas propuestas conciliares,  que a nosotros más nos afecta:

- Renovarnos para ser más conformes al Evangelio.

- Saber que nuestra unión con Cristo nos impulsa a  servir a nuestros hermanos.

- Saber que la Iglesia fue instituida para servir.

- Llevar en el corazón todos los dolores y angustias, deseos y esperanzas  de todos.

- Dirigir nuestra preocupación hacia los más humildes, pobres, débiles.

- Amar la paz y confesar que todos somos hermanos.

- Hacer nuestro cuanto toca a la dignidad humana.

- Trabajar por todo esto sin exclusivismos.

¿Tenemos conciencia de todo esto?. A lo lago del Curso

iremos deteniéndonos en lo que está pensado para nosotros.





VIDA ASCENDENTE: "SOMOS IGLESIA VIVA"

TEMA SEGUNDO: LA PUERTA DE LA FE  Noviembre 2013


Los relatos evangélicos (Mc. 6, 45-52 y Mt. 14, 22-34) del lago de Galilea nos retratan el momento actual de muchos creyentes. Todo aparece oscuro y confuso. No existen certezas ni seguridades. Los discípulos piensan, incluso, que Jesús es un fantasma. "¡Qué poca fe!. ¿Por qué has dudado?", dice a Pedro, tendiéndole la mano, una vez que se hundía.

La fe ni nos ahorra penas ni nos exime de responsabilidades, pero apuntala nuestra confianza en Dios. No estamos, por tanto, a merced del azar, caos o fatalidad, ya que Dios, el Señor de nuestras vidas. está con nosotros en la barca de nuestro ser.

¿Qué es, pues, la fe?. La fe es el resultado de un encuentro vital con Jesús, que nos lleva a confiar plenamente en El.

Buscando a Jesús, encontrándonos con El, acogiéndole y siguiéndole..., "somos Iglesia viva". Hay una frase sobrecogedora en Marcos 6, 6: "No pudo hacer allí ninguno milagro..., y se extrañó de su falta de fe". Jesús, sin duda, puede ser rechazado por quienes creen conocerlo mejor, por quienes se aferran a ideas preconcebidas, doctrinas y dogmas, ritos vacíos..., no queriéndose abrir a la novedad de su mensaje y al misterio de su persona.  La fe, como la vida, es una búsqueda permanente, caminando, unas veces, a la luz de la verdad y otras, palpando como ciegos.

En resumen, podemos distinguir tres momentos en esta búsqueda: El primero, el comienzo de nuestra fe: "A quien buscáis?" (Jn. 1, 35-46). El segundo, maduración de la fe: "Buscad el Reino de Dios..." (Mt.6, 33). El tercero, la plenitud de la fe: "No busquéis entre los muertos a quien vive" (Mc. 16, 6).

"Señor, yo creo, pero aumenta mi fe", le rezamos.