Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Sábado 17 de Noviembre del 2018

Jóvenes presos. La Merced 180923

cartel


En la Unidad pastoral Santa María de Olárizu, en la parroquia de San Cristóbal, recordamos a todas las personas que tienen que ver con el mundo de la prisión el día 23 de septiembre, víspera de Nª Sª de la Merced.

La celebración contó con la presencia de miembros del equipo de pastoral penitenciaria de la Unidad. En ella se hizo eco de los muchos jóvenes que por diversos motivos están privados de libertad al hilo del lema “María con los jóvenes en prisión”.


La Virgen María acompañó la celebración. Ella, Madre de la misericordia, Madre que es merced y don, que es regalo y obsequio de libertad, que impulsa a cada cristiano y a la Iglesia, a fijar la mirada de ternura y compasión en cada persona que sufre la cárcel y en sus familias. Ellos y ellas son nuestros hermanos. Son el rostro encarcelado y dolorido de Jesucristo, quien también pasó por el trago amargo de la detención, la tortura, el juicio y la condena cruel.

María esperanza de los pobres y oprimidos. Ella nos transmite un mensaje de liberación y esperanza, y nos lleva hasta su Hijo Jesús, el Redentor de los hombres, nuestro libertador. María nos ayuda a romper las cadenas de nuestro mal. María, nuestra Madre de la libertad.

Fue una eucaristía que abrió perspectivas LEER MÁS

Finalizamos la eucaristía con esta oración:

GRACIAS, SEÑOR, POR MARÍA

Gracias, Señor, en nombre de los pobres

que en ti encuentran motivo de esperanza

y ánimos en la lucha por su dignidad.

Gracias por el impulso de la liberación que,

desde los profetas, das a la humanidad

para hacer una tierra de hombres libres e iguales.

Gracias por Cristo, tu Hijo,

que prefiere la misericordia

antes que el rigor de la ley.

Nuestro canto de gratitud se extiende a María,

mujer libre y esperanzada,

la que canta esperando que las cosas cambien,

aquella que proclama la certeza de un Dios

que está de parte de los últimos,

los humildes, los encadenados.

Ella nos da energía y fe

para anunciar de nuevo aquel año de gracia,

aquella amnistía que tu Hijo Jesús inauguró en el mundo.

Gracias Padre por darnos a María

como Madre corredentora

y a tu Hijo Jesucristo como salvador y redentor.