Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Viernes 19 de Octubre del 2018

comentario B TO25 2018

dibujo fano


Jesús no desaprovecha cualquier tiempo, cualquier circunstancia para enseñar a sus discípulos, para darles a conocer el estilo de vida que quería para ellos. Jesús les habla del sufrimiento, de su pasión, muerte y resurrección. Los discípulos, en cambio, no entendían que esto pudiera pasarle a Jesús. Ellos se imaginaban, al lado de Jesús, con poder y prestigio ante los demás. Por eso entre ellos discutían quién sería el más grande, el más importante. Jesús les deja una enseñanza importante, les dice que entre sus seguidores “el que quiera ser primero, que sea el último y servidor de todos”.

Hoy nos cuesta entender y hacer nuestra esta frase de Jesús. En nuestro mundo es grande e importante la persona de prestigio, aquel que ha alcanzado el éxito, que es aplaudido y reconocido por los demás.

Jesús no quiere que este criterio de la fama, del poder, del prestigio sea el que funcione también entre los suyos, en su Iglesia. Para Jesús la verdadera grandeza está en el servicio a los demás, en saber ayudar, en acompañar, en ir construyendo una sociedad donde toda persona viva con dignidad.

Para Jesús los primeros en la Iglesia no son las personas que ocupan cargos, que tiene méritos, que saben mucha teología: curas, obispos... sino aquellas personas sencillas que viven ayudando a quienes se encuentran en su camino.

Nos cuenta el evangelio que Jesús tomando un niño, lo puso en medio y les dijo: “El que acoge un niño como éste en mi nombre, me acoge a mi; y el que me acoge a mí, acoge al que me ha enviado”.

Acoger al pequeño, al débil, al que no cuenta, es acoger a Dios. Él se hace presente especialmente en lo más pequeño y débil de nuestro mundo. Saber ayudar, acompañar, visitar, echar una mano, no vivir solo buscando nuestro propio bienestar, a muchos les puede parecer una tontería. Para Jesús en cambio, son gestos que nos humanizan, nos ayudan a mejorar y hacer mejor nuestro mundo. Es el estilo de Jesús.

Para ver la hoja de participación de la Unidad Pastoral Santa María de Olarizu. PINCHA AQUÍ.