Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Lunes 22 de Abril del 2019

comentario C TO 2 2019

caná

Tengo la impresión de que la mayoría de los esposos cristianos viven su matrimonio sin sospechar siquiera la grandeza que encierra su vida matrimonial. Y pocas veces se sienten invitados a vivir con gozo la mística que debería animar y dar sentido a su matrimonio.

Sin embargo, las exigencias morales del matrimonio sólo se entienden cuando se ha intuido de alguna manera el misterio que los esposos están llamados a vivir y disfrutar. Por esto tal vez lo más urgente y apasionante para las parejas cristianas sea entender bien qué significa “casarse por la Iglesia” y “celebrar el sacramento del matrimonio”.

“Sacramento” es una palabra gastada. Bastantes ignoran que, en su origen, “sacramento, significa “signo”, “señal”. Cuando dos creyentes se casan por la Iglesia, lo que buscan es convertir su amor en sacramento, es decir, en signo o señal del amor que Dios vive hacia sus criaturas.

Esto es lo que los novios quieren decir con su gesto en el momento de la boda: “Nosotros nos queremos con tal hondura y fidelidad, con tanta ternura y entrega, de manera tan total, que nos atrevemos a presentaros nuestro amor como "sacramento", es decir, como signo del amor que Dios nos tiene. En adelante, cuando veáis cómo nos queremos, podréis intuir, aunque sea de manera deficiente e imperfecta, cómo os quiere Dios.”


Su amor se convierte en sacramento precisamente porque cada uno de ellos comienza a ser “sacramento” de Dios para el otro. Al casarse, los esposos cristianos se dicen y prometen así el uno al otro: “Yo te amaré de tal manera que cuando te sientas querido/a por mí, podrás percibir cómo te quiere Dios. Yo seré para ti gracia de Dios. A través de mí te llegará su amor. Yo seré pequeño "sacramento" donde podrás presentir el amor con que Dios te quiere.

 pareja

El amor íntimo que ellos celebran y disfrutan, los gestos de cariño y ternura que se intercambian, la entrega y fidelidad que viven día a día, el perdón y la comprensión que sostienen su existencia, todo tiene para ellos un carácter único y diferente, misterioso y sacramental. A pesar de todas sus deficiencias y mediocridad, en el interior de su amor han de saborear ellos la gracia de Dios, su cercanía y su perdón.

Nunca es tarde para aprender a vivir con más hondura. Aquel Jesús que iluminó con su presencia la boda de Caná puede enseñar a los esposos cristianos a beber todavía un “vino mejor”.

 

Si quieres ver la hoja de participación de la Unidad Pastoral Santa María de Olarizu. PINCHA AQUÍ.