Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Martes 22 de Junio del 2021

comentario B TO 5 210207

fano


Recordemos el domingo pasado, en la sinagoga de Cafarnaún, Jesús ha liberado por la mañana a un hombre poseído por un espíritu maligno. Ahora se nos dice que sale de la sinagoga, y marcha a la “casa” de Simón y Andrés. Jesús pasa del lugar oficial de la religión judía, a la casa, lugar donde se vive la vida cotidiana junto a los seres más queridos. En esa casa se va a ir gestando la nueva familia de Jesús. Mira a derecha e izquierda, las comunidades cristianas no son un lugar religioso donde se vive de la Ley, sino un hogar donde se aprende a vivir de manera nueva en torno a Jesús.

En la casa, la suegra de Simón está postrada en cama con fiebre. Jesús no necesita de más. Por segunda vez rompe el sábado el mismo día. Para él, lo importante es la vida sana de las personas, no las observancias religiosas. EI relato describe con todo detalle los gestos de Jesús con la mujer enferma.

“Se acercó”. Es lo primero, acercarse a los que sufren, mirar de cerca su rostro y compartir su sufrimiento. Luego “la cogió de la mano”: toca a la enferma, no teme las reglas de pureza que lo prohíben; quiere que la mujer sienta su fuerza curadora. Por fin “la levantó”, la puso de pie, le devolvió la dignidad.

Así está Jesús en medio de los suyos: como una mano tendida que nos levanta, como un amigo cercano que nos infunde vida. Por eso la mujer curada por él se pone a “servir” a todos. Lo ha aprendido de Jesús. Sus seguidores hemos de vivir acogiéndonos y cuidándonos unos a otros.

Y nos viene bien recordarlo en este tiempo de pandemia. ¡Qué hermosa invitación! ¡Cuidémonos! Parece que hemos despertado: no lo podemos todo, no somos invulnerables, y nos hemos dado permiso para abrazar la propia fragilidad reconociéndonos interdependientes y reconociendo la labor imprescindible de quien nos cuida. Pero el individualismo se nos agarra a la piel como una garrapata, y el «cuidémonos» inicial tiene la tentación de ir estrechando cada vez más el «nos», solo por los «míos», un simple mecanismo de autoprotección, una forma más de egoísmo. El eslogan «cuidémonos» solo tiene sentido si aspira a hacer el «nos» cada vez más grande y más inclusivo, hasta llegar a abrazar a la humanidad entera y, muy especialmente, a aquellas personas que no tienen a nadie que las cuide.

Y entre los frágiles, una mirada a los enfermos, las UCIs, los hospitales, y los creyentes esa mirada a María, en su advocación a Nuestra Señora de Lourdes y a los que se ponen confiados al cuidado de María y al cuidado de los que acompañan a los frágiles ese santuario.

Pero no solo esa fragilidad porque el cuidémonos es una pequeña semilla de revolución; el imperativo deviene un imperativo social porque cuestiona no solo a qué dedico mi tiempo, sino también el uso que le doy a mi dinero (sí, también los impuestos que pronto tocará pagar), mi propiedad privada y aquellas opciones políticas que defiendo. De un deseo individual/familiar, el «cuidémonos» pasa entonces a convertirse en una forma de entender la vida, en una forma de dar vida.

Vuelvo al evangelio, el relato dice que ese mismo día, “al ponerse el sol”, cuando ha terminado el sábado, le llevan a Jesús toda clase de enfermos y poseídos por algún mal. Es un error pensar que la comunidad cristiana es una familia que piensa solo en sus propios miembros y vive de espaldas al sufrimiento de los demás.

Los seguidores de Jesús hemos de grabar bien esta escena. Al llegar la oscuridad de la noche, la población entera, con sus enfermos, “se agolpa a la puerta”. La Iglesia solo atrae de verdad cuando la gente que sufre puede descubrir dentro de ella a Jesús curando la vida y aliviando el sufrimiento. A la puerta de nuestras comunidades hay mucha gente sufriendo. No lo olvidemos.

 

Si quieres ver la hoja de participación de la Unidad para este domingo quinto del tiempo ordinario. PINCHA ABAJO.


Attachments:
Download this file (210207 TO 5 B hoja de participacion.pdf)hoja de participación B TO5 21[hoja de participación 210207]1602 Kb