Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Viernes 07 de Mayo del 2021

comentario B TP 4 210425

fano


Ayer, sábado 24 de abril, fue ordenado un nuevo sacerdote para esta diócesis de Vitoria. Se llama José Rafael Sánchez García. Confío, apuesto por pensar, que un presbítero, si es algo, es un creyente.

Y todo creyente, cualquier cristiano y su inseparable vocación, esa llamada a vivir la fe, su fe de un modo concreto. Hay procesos para la formación de los curas, pero no se pueden diseñar programas o técnicas que conduzcan automáticamente hasta Dios. No hay métodos para encontrarse con Dios de forma segura. Cada uno ha de seguir su propio camino, pues cada uno tiene su manera de abrirse al misterio de Dios. Sin embargo, no todo favorece en igual medida el despertar de la fe.

Por ejemplo, hay personas que nunca hablan de Dios con nadie. Es un tema tabú; Dios pertenece al mundo de  lo privado. Pero luego tampoco piensan en él ni lo recuerdan en la intimidad de su conciencia. Este estilo conduce casi siempre al debilitamiento de la fe. Cuando algo no se recuerda nunca, termina muriendo por olvido e inanición.

Hay otros que parecen interesarse mucho por lo religioso. Les gusta plantear cuestiones sobre Dios, la creación, la Biblia... preguntas y más preguntas, sin esperar respuesta. No parece interesarles. Palabras vanas si no hay búsqueda sincera de Dios en nuestro interior. Pero ¡claro!, lo importante no es hablar de “cosas de religión”, sino hacerle sitio a Dios en la propia vida.

A otros les gusta discutir sobre religión. No saben hablar de Dios si no es para defender su propia posición y atacar la del contrario. Así, bastantes discusiones sobre temas religiosos solo favorecen la intolerancia y el endurecimiento de posturas. Sin embargo, quien busca sinceramente a Dios escucha la experiencia de quienes creen en él e incluso la de quienes lo han abandonado. Cada cual ha de encontrar el propio camino, y es una riqueza conocer dónde encuentran los demás sentido, aliento y esperanza para enfrentarse a la existencia y reconocer en qué lo hace común y qué lo hace único.

En cualquier caso, es importante para orientarnos hacia Dios invocarlo a solas, en lo secreto del corazón. Es ahí donde uno se abre confiadamente al misterio de Dios o donde decide vivir solo. Y si preguntan si se puede invocar a Dios si no creo en él ni estoy seguro de nada, la respuesta es “¡sí! se puede”. Esa invocación sincera en medio de la oscuridad y dudas es, camino humilde para abrirnos al Misterio y hacernos sensibles a la presencia de Dios en el fondo de nuestro ser porque los creyentes también caminamos entre dudas y oscuridad.

El evangelio de este domingo nos recuerda que hay ovejas que “no son del redil” y viven lejos de la comunidad creyente. Pero Jesús dice: “También a estas las tengo que atraer, para que escuchen mi voz”. Quien busca con verdad a Dios escucha, tarde o temprano, esta atracción de Jesús en el fondo de su corazón. Primero con reservas tal vez, luego con más fe y confianza, un día con alegría honda.

Qué suerte si alguien que busca descubre en los seguidores de Jesucristo a quienes buscan con esa alegría honda. ¡Que así sea!


Para ver la hoja de participación de la unidad pastoral Santa María de Olárizu en este domingo de pascua. PINCHA ABAJO.


Attachments:
Download this file (Pascua 4 B 2021 - Hoja participacion.pdf)hoja de participación B TP4 21[hoja de participación 210425]2013 Kb