Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Miércoles 05 de Octubre del 2022

comentario C TO19 220807

fano


Muchos agradecemos las palabras de afecto, de cariño que se nos dirigen. Sea una llamada de teléfono, una postal, por el móvil. Unas son más genéricas.

Por ejemplo esa felicitación a los abuelos el día de San Joaquín y Santa Ana que en grupos de whatsApp recibí y las respuestas agradecidas a los nietos e hijos.

En el inicio del evangelio de este domingo Lucas recopila unas palabras, llenas de afecto y cariño, dirigidas por Jesús a sus seguidores. Quizás nos han pasado inadvertidas. Sin embargo, leídas hoy con atención desde nuestras parroquias cobran una clara actualidad. Y bastantes necesitamos escuchar de Jesús en estos tiempos no fáciles para la fe algo así.

“Pequeño rebaño”. Así mira Jesús a su pequeño grupo de seguidores. Son pocos. Y no importa que sean minoría. Es posible que así los imagine Jesús siempre: como un poco de levadura oculto en la masa, una pequeña luz en medio de la oscuridad, un puñado de sal para poner sabor a la vida.

Después de siglos de “imperialismo cristiano”, los discípulos de Jesús hemos de aprender a vivir en minoría. Es un error añorar una Iglesia poderosa y fuerte. Es un engaño buscar poder o pretender dominar la sociedad. El Evangelio no se impone por la fuerza. Lo contagian quienes viven al estilo de Jesús, haciendo la vida más humana. Y lo acoge quien quiere y está abierto a vivir un mundo nuevo de hermandad.

“No temas”. Es preocupación de Jesús. No quiere seguidores paralizados por el miedo ni hundidos en el desaliento. No han de preocuparse. También hoy somos un pequeño rebaño… que sigue reduciéndose, pero podemos permanecer unidos a Jesús, el Pastor que nos guía y nos defiende. Él puede hacernos vivir estos tiempos con paz y no encerrados en falsas seguridades.

“Vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino”. Jesús se lo recuerda una vez más. No han de sentirse huérfanos. Tienen a Dios como Padre. Él les ha confiado su proyecto del reino. Es su gran regalo. Lo mejor que tenemos en nuestras comunidades: la tarea de hacer la vida más humana y la esperanza de encaminar la historia hacia su salvación definitiva. Salvación sí para la sociedad, para todos los pueblos, para la naturaleza, el planeta que Dios nos ha regalado para que lo cuidásemos e hiciéramos fecundo naturaleza a cuidar ahora que contamos los fallecidos en los incendios de hace unas semanas, ahora que se suman cientos de hectáreas de territorio quemado en Galicia, en Castilla y León, en Aragón, en Andalucía, en otras comunidades autónomas por no hablar de los incendios en otros países del Mediterráneo.

“Vended vuestros bienes y dad limosna”. Limosna significa “misericordia”. Los seguidores de Jesús eran un pequeño rebaño, ahora somos un pequeño rebaño y en el futuro próximo seremos un rebaño más reducido, pero nunca hemos de ser una secta encerrada en los propios intereses. Esto significa varias cosas: Por ejemplo, no vivir de espaldas a las necesidades de nadie. Ser comunidades de puertas abiertas. Compartir nuestros bienes con los que necesitan ayuda y solidaridad.

Los cristianos necesitaremos todavía algún tiempo para aprender a vivir en minoría en medio de una sociedad secular y plural. Y, entre cambios y nuevas rutinas que hemos de crear, hay algo que podemos y debemos hacer sin esperar: transformar el clima que se vive en nuestras comunidades, hacerlo más sinodal, hacerlo más discernidor, hacerlo más evangélico. Hacerlo más al estilo que Jesús cuando dijo “No temas pequeño rebaño”.


Si quieres ver la hoja de participación de una de las parroquias de la Unidad para este primer domingo de agosto. PINCHA ABAJO. cuando sea posible lo añadiremos


Attachments:
Download this file (19 TO C 22 Hoja.pdf)hoja C TO19 22[hoja 220807]1382 Kb