Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Miércoles 05 de Octubre del 2022

comentario C TO23 220904

fano



Hay personas que ha tenido su cuarto de hora o sus años de gloria, de fama… algunos mucho más tiempo. El presidente de Google, de Tesla, de Zara estos que tienen que ver con el dinero… al adinerado la fama le dura. Y personas a su lado, también.

Hay otros que la fama y las compañías no duran tanto. Quedan para los aniversarios y homenajes. Esta semana contamos con dos difuntos. Lady di y Gorbachov. Se les ha hecho hasta sus películas. Famosos de concursos (mirad que han dado nombres operación triunfo… y los que suenan ahora) o algún político que ha dejado la competición. Recuerdo a Rivera (de ciudadanos), o a Iglesias (de podemos). Mientras hay fama, hay compañía, hay televisión a su lado, hay interés por el personaje…. Mientras hay fama.

Esto no es solo de este tiempo de televisiones. Vuelvo al evangelio. Va camino de Jerusalén. El evangelista dice que “mucha gente acompañaba a Jesús”. Sin embargo, Jesús no se hace ilusiones. No se deja engañar por entusiasmos fáciles de las gentes. A algunos les preocupa hoy cómo va descendiendo el número de los cristianos. A Jesús le interesa la calidad de sus seguidores.

De pronto se vuelve y comienza a hablar a aquella muchedumbre, de manera lúcida y responsable, de las exigencias concretas que encierra acompañarlo. No quiere que la gente lo siga de cualquier manera. Ser discípulo de Jesús es una decisión que ha de marcar la vida entera de la persona.

Jesús les habla, en primer lugar, de la familia. Aquellas gentes tienen su propia familia: padres y madres, mujeres e hijos, hermanos y hermanas. Son sus seres más queridos y entrañables. Pero, si no dejan a un lado los intereses familiares para colaborar con él en promover una familia humana, no basada en lazos de sangre, sino construida desde la justicia y la solidaridad fraterna, no podrán ser sus discípulos.

A ver, Jesús no está pensando en deshacer los hogares, eliminando el cariño y la convivencia familiar. Pero, si alguien pone encima de todo el honor de su familia, el patrimonio, la herencia o el bienestar familiar, no podrá ser su discípulo ni trabajar con él en el proyecto de un mundo más humano.

Más aún. Si alguien solo piensa en sí mismo y en sus cosas, si vive solo para disfrutar de su bienestar, si se preocupa únicamente de sus intereses, que no se engañe, no puede ser discípulo de Jesús. Le falta libertad interior, coherencia y responsabilidad para tomarlo en serio.

Jesús sigue hablando con crudeza: “Quien no carga con su cruz y viene en pos de mí, no puede ser discípulo mío”. Si uno vive evitando problemas y conflictos, si no sabe asumir riesgos y penalidades, si no está dispuesto a soportar sufrimientos por el reino de Dios y su justicia, no puede ser discípulo de Jesús.

Parece que Jesús, en vez de buscar fama y mayor número de seguidores, lo que propone, de muchas maneras, aleja a unos y compromete a otros.

Ahora hay algunos que alertan de esa situación. Y quizás hasta pretendan hacer el examen de conciencia de a todos nos toca hacer.

Hay alguno que ha escrito titulares de cristianos, de cristianos que no son seguidores de Jesús, que no viven de su pasión por Dios y por lo que Dios quiere. Hay algunos cristianos que no viven confiando en el Espíritu y arriesgando una respuesta personal, que en su vida no se percibe la fe, la esperanza, la caridad del evangelio.

Entre esos titulares: “Cristianos de buenos modales, pero malas “costumbres”, “creyentes de museo”, “hipócritas de la casuística”, “cristianos incapaces de vivir a contracorriente”, cristianos “corruptos” que solo piensan en sí mismos, “cristianos educados, que no anuncian el Evangelio..., si nos reconocemos en alguna de estos estilos de cristianos que tienen poco que ver con los discípulos de Jesús, tenemos por dónde empezar a cambiar


Si quieres ver la hoja de participación para este primer domingo de septiembre de una de las parroquias de la Unidad Pastoral Santa María de Olárizu. PINCHA ABAJO.




Attachments:
Download this file (23 to c 22 Hoja.pdf)hoja C TO23 22[hoja 220904]1605 Kb