Unidad pastoral Santa María de Olárizu / Olarizuko Andre Maria Pastoral Barrutia

Miércoles 05 de Octubre del 2022

Tabor Comentario dom 2 Cuaresma2015

Monte Tabor

 

Siempre me ha preocupado el refrán que más de una vez hemos dicho o escuchado, aplicándolo, sobre todo, a los discursos

de los políticos y a los sermones de los curas: “No es lo mismo predicar que dar trigo”. Y es verdad que no es lo mismo, pero también es verdad que si no se tienen utopías no se camina hacia ellas y la Utopía siempre está en el horizonte sabiendo que, por mucho que caminemos hacia ella, nunca la alcanzaremos, pero siempre nos ayudara a caminar hacia adelante con esperanza.

 

Digo esto porque la escena del Monte Tabor me sugiere unir oración y acción, espiritualidad y  compromiso de vida. “Que bien que estemos aquí…. mientras bajaban a Jerusalén…. (Mc 9, 2-10)

La espiritualidad cristiana se expresa en el  encuentro con Jesús y en su seguimiento.

Es curioso cómo, en los siglos pasados y aún hoy en día, bastantes cristianos separamos  las oraciones y cumplimientos religiosos de la vida diaria. Hemos sido buenos cumplidores de los  mandamientos de la Iglesia, como, por ejemplo, “oír misa entera todos los domingos y fiestas de guardar” y al mismo tiempo hemos estado enfrentados a vecinos continuamente, haciéndonos daño, sin hablarnos, etc. Hasta, hoy en día, seguimos explotando a empleados y trabajadores y estamos rechazando y odiando a los extranjeros. Seguimos mintiendo en la declaración de la renta y en el IVA  para defender nuestros intereses. Hasta, algunos, llevan una vida “corrupta” y bastante “disoluta” y puedes meter en estas palabras todo lo que quieras de negativo de la vida humana. Bastantes seguimos creyendo que somos fieles a Dios sin preocuparnos  de la tierra.

“En Jesús, esta disociación no es posible. Nunca habla de Dios sin preocuparse del mundo, y nunca habla del mundo sin el horizonte de Dios. Jesús habla del «reino de Dios en el mundo». En las cartas escritas por Dietrich Bonhoeffer desde la cárcel descubrimos la postura verdadera del creyente: «Solo puede creer en el Reino de Dios quien ama a la tierra y a Dios en un mismo aliento».

La «escena de la transfiguración» es particularmente significativa, y nos revela algo que es una constante en el evangelio. «Cristo no lleva al hombre a la huida religiosa del mundo, sino que lo devuelve a la tierra como su hijo fiel».

Jesús conduce a sus discípulos a una “montaña alta”. La reacción de Pedro es explicable: « ¡Qué bien se está aquí! Hagamos tres tiendas...». Pedro quiere detener el tiempo, instalarse cómodamente en la experiencia de lo religioso, huir de la tierra. Jesús, sin embargo, los bajará de la montaña al quehacer diario de la vida. Y los discípulos tendrán que comprender que la apertura al Dios trascendente no puede ser nunca huida del mundo.

Quien se abre intensamente a Dios ama intensamente la tierra. Quien se encuentra con el Dios encarnado en Jesús siente con más fuerza la injusticia, el desamparo y la autodestrucción de los hombres. La fidelidad a la tierra no nos ha de alejar del misterio de Dios. La fidelidad a Dios no nos ha de alejar de la lucha por una tierra más justa, solidaria y fraterna”.(J.A. Pagola).

Una oración para esta semana: " Caminaré en presencia del Señor por el país de la Vida”. SF Adams Moving Smooth and Convenient Local Moving in San Francisco https://sfadamsmoving.com/ .

 

A.A.

 

 

Transfiguración

Jesús,

Tú tienes la palabra y el milagro

que brotan de ti como una fuente;

no quieras que vivamos en el sueño

felices de que tú todo lo puedes.

 

Necesario es subir a la montaña,

encontrarnos contigo una y mil veces

y bajar con tu fuerza pertrechados

al difícil valle de la muerte.

 

El pan, la luz y la justicia

debemos conquistarlas siendo fuertes

y que nunca se vayan de las manos

ni se apague la luz que nos mantiene.

 

Tú eres el único, el Hijo, el predilecto,

la voz que resuena en nuestras mentes;

que viviendo tu palabra iluminada

sepamos avanzar en toda suerte.

 

(Benjamín Respaldiza)